in

La denuncia de Boticaria García sobre las estafas con pseudoterapias a personas mayores

La farmacéutica y divulgadora científica Marián García, conocida como Boticaria García, ha publicado en Twitter una denuncia que se ha terminado convirtiendo en viral. Y ojalá que no caiga en saco roto, ya que se trataría de una estafa a un pensionista al que han vendido unos productos de cama como si fuesen milagrosos.

Lo peor de todo, el precio: nada más y nada menos que 2.730 euros, por unas almohadas que “se venden en alguna web por 70€”. Es decir, “al pariente de Manuel le podrían hacer estafado con el mismo pack, pero por 300€ en vez de 2730€”.

Todo comenzó cuando a esta persona la invitaron hace dos semanas a una reunión donde le prometieron el regalo de una paletilla. Acabó firmando “un contrato por dos almohadas y dos cubrecolchones, supuestamente curativos, marca IONIZZED”. La divulgadora ha contado la historia completa en un hilo en el que, además, se adjunta el recibo de la compra.

Por lo visto, El HuffPost se ha puesto en contacto con el Grupo Delax, fabricante de los productos, y evaden toda la responsabilidad por la supuesta estafa al pensionista. Ellos se presentan como otra víctima más de unos “desalmados sin escrúpulos”.

“Nosotros somos una empresa que fabrica los productos, no los vendemos al público directamente”, señala Cesáreo Martín, responsable de comunicación del fabricante.

“Los vendemos a unos distribuidores que a su vez venden a otros distribuidores. No tenemos la culpa de que unos individuos sin escrúpulos hayan organizado un acto privado en un hotel para aprovecharse de unas personas mayores. Nos duele vernos afectados por este asunto.”

Ellos aseguran que el grupo incluye en los contratos de compraventa una serie de cláusulas que en este caso no se han cumplido. “Pero no podemos controlar quién las ha incumplido. Porque si hemos vendido a un distribuidor, que este a su vez ha vendido a otros tres o cuatro, no tenemos forma de saber quién ha sido”, afirma.

“Todo el rigor científico”.

Por supuesto, Martín defiende el desarrollo técnico y la investigación que el grupo hace de los productos porque “se hace con todo el rigor científico, y el trabajo de los investigadores está contrastado y avalado por autoridades competentes”.

Así, lamenta que el asunto les salpique y menoscabe el trabajo de todos los profesionales del grupo:

“Tenemos una reputación intachable, trabajamos con todos los protocolos de fiabilidad y desarrollamos todos los productos con total profesionalidad.”

De cara a una posible compensación al presunto estafado, el responsable de comunicación remite a dos únicas vías:

“A través de una reclamación a la persona que se lo haya vendido o directamente al departamento de consumo del Ministerio de Sanidad.”

Os dejamos con algunos comentarios al respecto en las redes:

¿Qué os parece a vosotros?

Los 13 chistacos más descojonantes de la tarde

los 13 chistacos más bestias del día