La clave está en un perro: nuevas pistas acercan a la Guardia Civil a esclarecer la desaparición de Tomas Gimeno con sus hijas

Se hallan en paradero desconocido desde el 27 de abril.

Se trata sin duda del caso que mantiene en vilo a toda España en los últimos días. La desaparición de las pequeñas Anna y Olivia, de uno y seis años de edad, respectivamente, junto a su padre, Tomás Gimeno, es un verdadero misterio sobre el que no dejan de llegar pistas a cada cual más inquietante.

El caso atormenta a todo el país desde el pasado 27 de abril, el día en que Tomás Gimeno y sus dos hijas, Anna y Olivia, desaparecieron. Tomás debía entregar a sus hijas a su exesposa, con la que compartían custodia.

Sin embargo, Gimeno llamó a su expareja para decirle que nunca más volvería a ver ni a las niñas ni a él mismo. Desde ese día, se desconoce cuál es el paradero del padre y de las dos menores. El caso está levantando una profunda preocupación en las islas Canarias y en toda España, pero por supuesto quienes más están sufriendo en los últimos días son las familias de las dos pequeñas.

Los últimos mensajes del desaparecido a sus amigos hacen preocuparse por las niñas.

Ahora, en El Programa de Ana Rosa han revelado nuevos datos sobre la investigación. Según han informado desde el magazine de Telecinco, la Guardia Civil tiene nuevas pistas que podrían ayudar a esclarecer este suceso.

Los investigadores habrían conseguido trazar con más detalle la cronología de la desaparición, concretamente lo que ocurrió entre las 19:30 y las 21. Según esta linea temporal, se confirmaría la hipótesis de que el desparecido cargó varios bultos en su lancha, pero a su vuelta al puerto ya no estaban.

Pero hay más: la policía ahora sabe con certeza que el sospechoso volvió una vez más a casa de sus padres a dejar su mascota antes de esfumarse. Su padres se enteraron más tarde porque vieron al perro en el jardín, lo que concluye que el desaparecido tuvo que entrar por la valla.

La Guardia Civil, además, ha accedido a los mensajes de despedida que mandó Tomás a su pareja actual, que no sabía nada de los planes de Gimeno. Ella está descartada de la investigación, ya que han comprobado que no sabía nada del plan que tenía previsto el desaparecido ni es cómplice.

Lo último que ha llamado la atención es que en los mensajes de despedida solo escribía sobre él mismo, con este tipo de mensajes: “Voy a estar bien, voy a estar donde siempre he querido”. Un detalle que inquieta a la familia y amigos de Tomás sobre lo que le habrá ocurrido a las niñas, especialmente cuando pasan los días y todavía no las han encontrado.