La ciencia afirma que las personas que hablan con sus mascotas son más inteligentes que las que no lo hacen

Hay personas que no podemos evitar contarle a los animales con los que convivimos todo tipo de historias: sobre un colega molesto, o sobre nuestra elección de comida. Si eres así, puedes respirar tranquilo. No significa que estés perdiendo la cabeza, como algunos podrían sospechar.

Giphy

Todo lo contrario: la ciencia afirma que hablar con nuestros amigos peludos es, en realidad, una señal de algunas cualidades muy valiosas.

Y es que los animales son nuestros mejores amigos. Siempre están cerca de nosotros, dándonos el apoyo y la ayuda necesarios, por lo que no es raro que a veces tengamos la necesidad de compartir con ellos nuestros sentimientos y pensamientos.

Giphy

Además, hay una explicación respaldada por la ciencia que explica por qué necesitamos conversar con los animales, a pesar de que pensemos que no pueden entendernos.

Varios investigadores llaman a este fenómeno “antropomorfismo”. Pero afortunadamente han confirmado que no hay que consultar a un médico si lo padeces. La tendencia a atribuir emociones y características humanas a los objetos no humanos se basa, de hecho, en la inteligencia y la creatividad.

“En realidad, es una tendencia natural que hace que los humanos sean especialmente inteligentes en este planeta”, afirma Nicholas Epley, uno de los científicos detrás de este estudio.

Giphy

Si nos sumergimos profundamente en el tema, podremos descubrir que es algo que comienza en la infancia. Los niños son capaces de crear amigos de la nada, por lo que probablemente todos recordéis haber llevado a sus osos de peluche, conejitos y coches a la cama para os hagan compañía, o no se sientan abandonados. Además, los padres generalmente adoran estos signos de amistad y comunicación en los hijos.

Cuando crecemos, todo cambia: dejamos atrás este rasgo, y es raro ver a adultos hablando con sus teléfonos o computadoras. Pensaríamos, como mínimo, que esa persona es inmadura.

Giphy

Sin embargo, no hay una gran diferencia entre hablar con objetos inanimados y hablar con nuestras mascotas. Epley analizó una encuesta bastante interesante realizada por el programa de radio Car Talk, en la que se confirmó que una sorprendente cantidad de personas hablan con sus coches, e incluso pensaban que dichos objetos parecían tener una mente, creencias, deseos e incluso su propia personalidad.

Así que puedes respirar tranquilo sabiendo que no hay ninguna razón para preocuparte. La costumbre de contarle a tu mascota qué tal estuvo tu día es, en realidad, algo de lo más normal. Solo significa que tu cerebro está funcionando correctamente.

La próxima vez que estés caminando con tus peludos amigos puedes ignorar las miradas sorprendidas de las personas que pasan a vuestro lado y te escuchan hablar con ellos. ¡Solo estarán celosos de tu inteligencia!

Giphy

Y tú, ¿le preguntas o le cuentas a los animales con los que convives cómo fue tu día? No olvides dejarnos tus respuestas en la sección de comentarios.