La brutal rajada de Cuéllar contra un periodista que están aplaudiendo las redes sociales

Parece una escena de una película de Tarantino, por la cantidad de improperios que se escuchan —”idiota“, “hijo de puta“, “no me toquéis los cojones“… Pero se trata en realidad de una rueda de prensa de la Liga Santander en la que estaba siendo entrevistado el portero del Sporting, Pichu Cuéllar.

o-cullar-facebook

Y el destinatario de tanto insulto no es otro que un periodista que, en la previa de su partido contra el Deportivo, había interpretado unas imágenes del portero mirando a la afición que rodeaba Riazor como un desplante.

Pues bien, las cosas no fueron así, ya que en ese momento lo que en realidad estaba ocurriendo era que un aficionado estaba sufriendo un ataque epiléptico. Eso era lo que miraba tan fijamente el guardameta….

Atención a la rajada de Cuéllar, que no tiene desperdicio:

“¿Tú crees que la información que tú das es correcta, sí o no? Mandas un vídeo sin más y que cada uno ponga lo que le dé la gana. Ese es el periodismo en el que vivimos hoy en día, para que te hagas una idea.

Estoy hablando yo, respeta. Es lo que tú haces, por ejemplo. Dar una información y que cada uno ponga lo que le salga de los cojones y de la polla ¿A ti te parece bonito eso? Jugar con la salud de las personas, más allá de que sea un seguidor del Deportivo o del Sporting. ¿Tú sabes lo que está pasando ahí? ¿Tú eres periodista? ¿Tú grabas un vídeo, lo mandas a tu periódico y no pones que a una persona le está dando un ataque epiléptico? ¿En serio eres buen periodista?

Permíteme el lujo de decirte que eres un idiota. Y te voy a decir una cosa, no es ningún insulto. Es un adjetivo calificativo. Es lo que tú haces, dar una información idiota, idiotez, decir idioteces, poner idioteces, en ese momento, en lo que me atañe a mí.

Estoy aquí para defenderme de una acusación que no es verdad. Yo me preocupo de una persona que le está dando un ataque epiléptico. Ni una más, te lo digo. Ni una más (golpea la mesa). Yo lo digo a la cara y no estoy para esto. No voy a permitir ni esto. Yo no leo periódicos y me informan luego. Pero diciéndome a mí, es de ser un hijo de puta, no me toquéis los cojones que no estoy para que me toquéis los cojones. Sólo quería aclarar eso (se marcha de manera repentina).”

El guardameta, como se ve en el vídeo de más arriba, efectivamente miraba a un aficionado al que le estaba dando un ataque epiléptico. Y en las redes sociales, aunque han criticado las formas, han aplaudido el mensaje del guardameta de forma casi unánime:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Para rajada sorprendente, os dejamos con una de Figo que indignó a todo el mundo: “No hablo con prensa catalana pero hago una excepción porque eres guapa.