Juana Rivas sale del centro penitenciario y cumplirá su condena en su casa con control telemático

Ingresó el pasado día 11 para cumplir la condena de dos años y medio.

Juana Rivas ha salido este martes del Centro de Inserción Social —CIS— Matilde Cantos de Granada. Lo hace para cumplir condena en su casa con control telemático, según han informado fuentes penitenciarias.

Cabe destacar que Rivas ingresó el pasado día 11 en ese CIS para cumplir la condena de dos años y medio de prisión. Dicha condena se le impuso por no haber entregado a sus hijos al padre en el verano de 2017.

A propuesta de la Junta de Tratamiento de ese centro, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias clasificó a la interna en tercer grado y le aplicó el artículo 86.4 del Reglamento Penitenciario, lo que supone cumplir la pena en casa con pulsera telemática.

Para tomar esta decisión, tal y como establece la normativa, se ha tenido en cuenta el ingreso voluntario de Rivas en el CIS. También, que la condena que se le impuso no era superior a cinco años, que se trata de su primer delito y que su causa tiene una antigüedad superior a tres años.

Además, hay que añadir a ello su adaptación social y el apoyo familiar del que goza, otros requisitos que la normativa penitenciaria establece para poder conceder un tercer grado en régimen abierto. El acceso directo al tercer grado está regulado por una Instrucción de 2007 aprobada cuando Mercedes Gallizo dirigía la Secretaría General, y el control telemático por una de 2019.

La Secretaría General, encabezada por Ángel Luis Ortiz, está apostando por el cumplimiento de las penas en medio abierto, siempre que las circunstancias penales y penitenciarias lo permiten, tal y como ha resaltado en reiteradas ocasiones el titular de este organismo.

Seguirá peleando por sus hijos.

La defensa de Juana Rivas se ha congratulado de que se le haya concedido el tercer grado penitenciario. Además, ha señalado que a partir de ahora seguirán “luchando” para que “recupere a sus hijos a la mayor brevedad”, a través del indulto que han solicitado al Gobierno y que aún está pendiente de resolución.

El letrado de esta madre de Maracena, Granada, Carlos Aránguez, ha explicado en un comunicado que a partir de ahora Rivas “permanecerá en su domicilio, del que podrá salir para sus tareas habituales, estando supervisada mediante un brazalete de control telemático”.

Rivas ha solicitado al Gobierno el indulto total alegando que delinquió por un motivo “comprensible desde el punto de vista humano” como es “proteger a sus hijos”. Además, recalca que “como víctima de violencia de género recibe la atención adecuada de los servicios municipales de Maracena”, mientras que en Italia se “continúa investigando las denuncias interpuestas por violencia familiar”.

Ella ha defendido durante todo este tiempo que se fue con sus dos hijos de Italia, donde tenían fijada su residencia habitual, para huir de unos supuestos malos tratos de los que acusa al padre de los menores y su expareja.