José Carlos, el joven asesinado al salir de una discoteca: su madre pide algo

Su madre, María José, quiso lanzar un mensaje a los amigos del joven.

José Carlos era un chico “humilde, noble, leal, muy amigo de sus amigos”, pero, sobre todo, “tenía devoción por su abuela”. Así lo cuentan sus amigos apenas tres días después de que el joven de 23 años perdiera la vida en un atropello supuestamente intencionado a las puertas de la discoteca Akari, de Málaga.

La discoteca ha lamentado “con mucho dolor” lo sucedido el pasado martes en un comunicado difundido en las redes sociales del establecimiento, y del mismo modo lo ha manifestado a este periódico su encargado. “A nosotros nos afecta especialmente su pérdida porque no era un simple cliente, era un amigo. Llevaba viniendo aquí mucho tiempo”, dijo.

Los hechos sucedieron sobre las 6:35 del pasado domingo cuando José Carlos y sus amigos salieron del local. Un dato que el responsable del lugar destaca. “Las cámaras demuestras que aquí dentro no pasó nada”, dijo. Pese a ello, en cuanto se percataron de lo sucedido trataron de socorrer a la víctima, así como llamar a la Policía y a los servicios sanitarios. Además, apunta que “en todo momento” han facilitado las cámaras a los investigadores para que les ayude a esclarecer los hechos.

A pesar de todo, cuenta que las grabaciones exteriores no alcanzaron a captar el impacto en la cabeza que propinaron a José Carlos con una botella ni el posterior atropello que embistió también a dos amigos y a su novia, revela que en las imágenes se puede observar al copiloto del Golf GTI de color blanco con una botella en la mano momentos previos al atropello.

A su juicio, los supuestos agresores del golpe y del arrollamiento con un coche son los mismos, pese a la versión de Adrián, uno de los amigos de José Carlos y superviviente del altercado, que confesó que todo apuntaba a que eran personas distintas. Sea como sea, la investigación policial continúa abierta y se barajan varias hipótesis.

El Juzgado de Instrucción Número 13 ha ordenado el ingreso en prisión solo del conductor del vehículo, al que se le imputa un presunto delito de asesinato y tres de asesinato en grado de tentativa; mientras que, el copiloto ha sido puesto en libertad provisional, con la obligación de comparecer cada 15 días, según han informado fuentes judiciales.

El mensaje de María José.

María José, la madre del joven asesinado, ofreció una entrevista al Diario Sur. “Pido a sus amigos que respeten a mi hijo José Carlos y a mí como madre: las represalias no sirven de nada”, dijo, mensaje destinado al cese de las campañas.

Así, María José ha pedido a los amigos del joven que dejen trabajar a la policía y a la justicia. “Sólo quiero que les caigan los años que marque la ley, que para mí siempre serán pocos”, expresó. A pesar del dolor que siente tanto ella como el resto de la familia, no quieren que sea utilizado para generar una espiral de violencia.

Por ejemplo, en las redes sociales aparecieron mensajes con la foto de los detenidos, poniendo énfasis en su nacionalidad. Rubén e Ismael, de 26 años y de origen marroquí, son las dos personas que iban en el coche del atropello mortal. El conductor se entregó a la justicia horas después, y su acompañante fue detenido.