Jordi González “pierde” un diente en Telecinco ante la mirada atónita de los espectadores

Parece que este verano Telecinco ha vuelto al esperpento al que nos tenía acostumbrados hace unos años: si en Socialité, la presentadora María Patiño daba la noticia de que David Bustamante había agredido a un reportero de la cadena, en Sábado Deluxe era Sonia Monroy quien estallaba y se marchaba del plató golpeando a una cámara y gritando que “¡España es una mierda! Lo normal, vamos.

Y en la noche del domingo Mad in Spain ha dejado momentos polémicos un domingo sí y al siguiente también: recordamos por ejemplo cuando una invitada fue expulsada después de supuestamente agredir en directo a Nuria Martín, ante la mirada atónita de Jordi González. Pero lo que ha ocurrido durante el último programa ya es el colmo del surrealismo.

El programa de debate versaba sobre temas candentes como el feminismo, la guerra entre taxis y compañías que ofertan coches compartidos o si la alta gastronomía es un arte o un timo. Y entre los invitados estaban celebrities como Santiago Segura, Lucía Etxebarría, Sofía Cristo, el cantante Francisco, José Luis —ex MasterChef y Supervivienteso Cristina Tárrega. Pero lo más controvertido ha sido un detalle inusual sobre el presentador del debate.

Y es que muchos espectadores se dieron cuenta de que la sonrisa de Jordi González contaba con un detalle inesperado: el presentador ha conducido el debate de Telecinco… ¡sin un diente!

Núria Marín y el propio Jordi González han bromeado sobre el tema durante la presentación del programa: “estos son los temas que abordaremos esta noche para abrir boca“, ha afirmado el conductor ante su compañera, a quien no le ha quedado más remedio que asentir, confesando eso sí que el comentario de la boca venía muy al caso durante esa velada

Estos son algunos comentarios que se han podido leer en las redes sociales sobre el tema:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que este es el posible nuevo fichaje de Telecinco que ha revolucionado la cadena, y al que muchos no pueden ni ver.