Indignante: la vidorra en Marbella del “enfermo terminal” Julián Muñoz tras salir de prisión

En 2015, el juez encargado del caso de Julián Muñoz decidía concederle el tercer grado penitenciario debido a “la enfermedad muy grave con padecimiento incurable” que sufría el que fuera alcalde de Marbella. Fue en mayo de 2016 cuando abandonó definitivamente la prisión para cumplir su tercer grado en el Centro de Inserción Social de Algeciras.

El ex de la Pantoja sufría por lo visto una serie de graves dolencias en prisión que motivaron esta decisión del juez… una decisión que solo unos meses después, viendo el aspecto de Muñoz, indignó a muchos en las redes sociales.

Y es que a Muñoz se le pudo ver durante el verano pasado tomando el sol en las playas de Marbella, en muy buena compañía y sin la ayuda de los bastones y pañuelos con los que siempre se le veía cada vez que acudía a declarar al juzgado. Cualquier malpensado diría que la costa andaluza le había sentado “demasiado bien

lv_20121011_lv_fotos_d_54352929378-k30d-u41274340334bbe-992x558lavanguardia-web

El periódico La Vanguardia quiso indagar en el asunto por aquel entonces, entrevistando en exclusiva al abogado de Muñoz, que ha señalado que los cinco meses que su representado lleva en semilibertad habían sido los responsables de su espectacular mejoría:

“El tercer grado se le concedió cuando se acreditó que su estancia en prisión le acorta la vida, que en prisión, no había posibilidad de supervivencia. Los informes forenses, entre los que hay informes de la sanidad pública, de instituciones penitenciarias –por ello se le concedió incluso la libertad condicional aunque el juzgado después no la aprobó– dicen que padece arterioesclerosis vascular generalizada, diabetes, insulinodependencia, EPOC, que ha sufrido ictus e infarto… Sería un milagro curar estas enfermedades, cuya realidad se ha medido mediante análisis clínicos.

¿Cuánto puede durar Julián Muñoz? En la cárcel muy poco, fuera, algo más. Evidentemente su aspecto es mejor porque lleva cinco meses en semilibertad. Por ello ha ganado algo de peso y tiene mejor movilidad. Julián da paseos por el mar, efectivamente, pero son cortos y a ritmo lento.”

El abogado también ha admitido que aparecer fumando en una tumbona en la playa no era la mejor decisión de cara a la opinión pública:

“El tabaquismo es una de sus enfermedades, de la que está siendo tratado. Es un hombre nervioso, bajo gran presión, con muchísimas incertidumbres… Entiendo que no está bien fumar pero se trata de una enfermedad más, como el que es adicto a otra cosa. Ojalá pudiese dejarlo. Pero no es un enfermo normal. Cada paso que da es una enorme batalla judicial.”

Ahora, el retorno de Muñoz a la actualidad vuelve a estar marcado por sus problemas con la justicia: el ex alcalde de Marbella suma nueve meses más de pena a su condena al haber sido encontrado culpable de un delito de prevaricación en la compra de tres viviendas adquiridas por el ayuntamiento y adjudicadas de forma irregular, según el fallo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de la ciudad de Málaga. La noticia ha vuelto a ponerle en el ojo del huracán.

Muñoz, que se había vuelto más discreto después de las “pilladas” del año pasado, ha vuelto a ser visto de lo más sonriente y con un aspecto de lo más saludable, comiendo espetos en el paseo marítimo de San Pedro muy bien acompañado, según ha informado Jaleos.

“Desde que le pillaron el año pasado en la playa, con el bañador y la toalla viviendo la buena vida al sol ha decidió ser más discreto y ahora prefiere lucir moreno de manera artificial. Por ello, y como ha podido comprobar EL ESPAÑOL, acude frecuentemente a un centro de bronceado para coger color. Pero no acude a uno cualquiera. Lo hace en el establecimiento de la esposa del que fuera jefe de la Policía durante la era Gil, Rafael del Pozo. Allí va a recibir rayos UVA sin pagar un duro, según revelan a este medio.”

Un ritmo de vida que no ha gustado pero nada a los vecinos de Marbella: existe una plataforma ciudadana llamada Marbella Se Queja en la que muestran sus quejas y denuncias de la ciudad, y el descontento con la vida que lleva el ex alcalde ha desbordado al consistorio:

“En Marbella la gente está muy quemada con que haya engañado a la Justicia y esté fuera dándose la gran vida y con una imagen más lozana que nunca. Son muchos los que nos escriben para decir que su salida de prisión le ha provocado tan buena recuperación que no se creen la enfermedad, que ha tomado el pelo a la justicia.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Indignante: la increíble vida de lujo de “El Cuco“, encubridor del asesinato de Marta del Castillo, que tiene este nuevo trabajo.