Indignación por lo que Susanna Griso le dijo en directo a una okupa víctima de malos tratos

Espejo Publicó trató, una vez más, la problemática con las viviendas okupadas. Pero el programa del 30 de octubre tenía a una protagonista diferente de lo habitual.

En esta ocasión, la entrevistada era Samara, una mujer que vive como okupa junto a su hija pequeña en la casa de Ana. Samara expresó la situación en la que se encuentra, y cuáles son las condiciones que le pide al ayuntamiento para marcharse de ahí. Esto despertó el enfado de Susanna Griso, conductora del programa.

Tal y como contó la inquilina ilegal, se encontraba viviendo en un centro de protección para mujeres maltratadas junto a su hija. Sin embargo, cuando su plaza expiró, se encontró en la calle. Por ese motivo, se instaló en la vivienda de Ana.

La propietaria, por supuesto, la ha denunciado. Samara, que tiene la casa en perfecto orden, pide una vivienda de protección oficial al consistorio de Ponferrada para abandonar el domicilio.

“Si quieren que me vaya de aquí, yo me voy y voy a dejar todo tal y como estaba, que me ayuden en el ayuntamiento”, dijo. La presentadora aseguró que la estaban ayudando, ya que le habían ofrecido una casa de acogida. “Yo estoy pidiendo una casa de protección oficial”, reiteró Samara.

En ese momento, Griso le espetó “ah, no, claro. ¿Con cuántos metros? ¿Con piscina y con huerto?”. “Sarama, las cosas no funcionan así, hija, no puede ser”, la reprendió.

Críticas en redes sociales.

Muchos usuarios de Twitter se hicieron eco de las palabras de Susanna Griso hacia la okupa, considerando que era indigno que se dirigiera así a una persona que ha sido víctima de violencia doméstica. Además, subrayaron el estatus de la periodista y el sueldo que cobra por parte de Atresmedia.

Según algunos críticos, Griso “se cree con autoridad moral para insultar y pisotear a quienes considera que son inferiores a ella”. Estos son otros comentarios:

Y tú, ¿qué opinas?