Indignación por este test que Iberia hacía a sus empleadas antes de contratarlas, y que desgraciadamente podría ser cada vez más habitual

En los últimos tiempos hemos tenido muchos ejemplos de ofertas de empleo surrealistas, de esas que terminan diciendo “posible sueldo en un futuro o cosas por el estilo. Las hay que suscitan tanta polémica que las empresas acaban rectificando, y otras 200.000 igual de locas —o más— que no se retiran porque no salen en los medios.

Otro ejemplo más de que para las empresas los trabajadores sólo somos números: según ha informado el Diario de Mallorca, una inspección de trabajo ha condenado a Iberia a una multa de 25.000 euros por haber cometido una infracción muy grave. Además, vinculada a una evidente discriminación por motivos de sexo.

Según informa el medio, para que una mujer pueda entrar en la plantilla de Iberia previamente debía someterse a un test de embarazo. Aunque responsables de la aerolínea han asegurado que ya no realizan esta prueba, y que dejan la decisión de contarlo o no en manos de las candidatas, la Consejería de Baleares afirma que los tests se habrían realizado desde hace más de un año.

La inspección de trabajo informa que las mujeres sólo están obligadas de comunicar a la empresa su embarazo una vez han sido contratadas… pero nunca en una selección de personal.

Según fuentes de Iberia al Diario de Mallorca:

“El reconocimiento médico es un proceso amparado por el artículo 26 de la ley de prevención. Se hace una vez pasadas las pruebas de selección, antes de la inducción y con pleno conocimiento de las participantes. La finalidad de ello es asegurar que en caso de que la persona esté embarazada, las labores a desempeñar no pongan en riesgo en ningún momento su salud o la del bebé.”

Así ha reaccionado Barbijaputa en las redes, donde asegura que la cuantía de la multa garantiza que la práctica podría convertirse en habitual

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, los ZASCAS como este a ofertas de trabajo así de humillantes, son los grandes placeres de la vida.