Indignación por el campamento de niños en Murcia que enseña a pintar sobre la piel de caballos

La «actividad infantil» ha indignado a grupos animalistas.

Estrellas, círculos, trazos de diferentes grosores, huellas de manos y letras de distintos colores. Todo ello salpicando el cuerpo de un precioso caballo blanco. Sus crines, mientras tanto, emulan los colores del Arco Iris.

No se trata de un dibujo, sino que la imagen es real, de un caballo real. Sobre su piel han pintado niños en una escuela de verano de un club hípico de la pedanía murciana de Beniaján, el Club Hípica Vibeca. El caballo se llama Artillero y tiene 40 años; se trata de un equino acostumbrado a «trabajar» con niños.

Esa fue la justificación de Santiago Lidón, gerente del centro. Sin embargo, la actividad lúdica infantil de pintar sobre el lomo de Artillero ha generado una gran polémica en las redes sociales a raíz del vídeo publicado por la usuaria La Vaca Style en Instagram y Facebook.

«Los caballos son extremadamente sensible y este tipo de actos son una aberración», comenta en el post esta ilustradora que pretende crear conciencia animalista con sus imágenes. «Esos niños y niñas algún día serán adultos. Con este tipo de educación entenderán que los animales son cosas a las que se les puede hacer todo lo que ellos quieran, porque ellos un día pintaron un caballo y a sus padres les pareció bien», dijo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Vaca Style (@lavacastyle)

Desde la hípica aseguran que tienen instalaciones y caballos en perfectas condiciones, y que siempre han respetado a los animales. Sin embargo, admiten que entienden que algunas «sensibilidades» se hayan podido sentir heridas con las imágenes que han trascendido. «Sin saber las consecuencias químicas de la pintura que hayan utilizado en la piel de los animales, lo que me parece mal de este caso es la imagen que se le da a los niños. Los caballos no son un cuaderno o un muro donde expresar su creatividad», expresó Alberto Díez, director de la Asociación Nacional Defensa Animales, ANDA.

«Una actividad mucho más constructiva hubiera sido cepillar al caballo con agua fresca, que a ellos les gusta mucho, y así hasta les puedes enseñar a los niños a lavarlos», añadió. Sin embargo desde Vibeca explicaron en un comunicado que las pinturas empleadas no afectan a la salud del caballo ya que son pinturas al agua que se utilizan con una pequeña cantidad de pigmento «y se mezcla con agua suficiente como para que el resultado tenga la misma consistencia que el agua sola y que fueron inmediatamente retiradas».

Y tú, ¿qué opinas al respecto?