Iker Casillas y Sara Carbonero anuncian su separación

La periodista y el futbolista viven ya en casas separadas.

Después de meses de rumores de todo tipo, se ha confirmado una triste noticia para los seguidores de una de las parejas más mediáticas de nuestro país. Sara Carbonero e Iker Casillas ya no viven juntos.

La noticia forma parte de la exclusiva que publica este miércoles la revista Lecturas, con un titular impactante: “Se separan”. De acuerdo con la publicación, “tras muchos meses de rumores y un posible distanciamiento, la ruptura de la pareja es un hecho y ya vivirían en casas separadas. Iker vive fuera del hogar familiar y se ha instalado en una casa que ha alquilado cerca para estar al lado de sus hijos y que los niños noten el menor de los cambios”.

Como todos sabemos, ya que hemos visto cómo ha crecido su relación delante de las cámaras, Iker y Sara se conocieron en la Copa Confederaciones de 2009. Sin embargo, no fue hasta febrero de 2010 cuando comenzó su relación. La pareja contrajo matrimonio el 20 de marzo en Boadilla del Monte, en Madrid, y fruto de su relación han nacido dos preciosos niños, Martín y Lucas, que actualmente tienen 7 y 4 años respectivamente.

Los rumores de separación, como decíamos, no son nuevos. Sin embargo, en otras ocasiones habían sido desmentidos. Ahora, desde hace meses ambos se convirtieron en el centro de las miradas de todos no solo por su regreso a Madrid, después de la retirada del fútbol en activo de Iker, sino por las palabras del exportero sobre el estado de su matrimonio.

El propio Casillas reconoció que había dejado de lado a su esposa en uno de los momentos más complicados de su vida: “No he estado con Sara todo lo que debería. Con la situación que hemos tenido, en las últimas semanas igual no he estado mucho con Sara y eso da lugar a especulaciones”, reveló.

Hay que destacar que el infarto de Casillas y el tumor de Carbonero sucedieron con pocos meses de diferencia. Tuvo que ser una lucha enorme con dos hijos pequeños de por medio, a lo que hay que añadir la distancia de su hogar. Muchos factores metidos en una coctelera sentimental que tuvo que ser complicada de soportar.

La crisis en la pareja ha sido muy fuerte, y estaría sucediendo desde el año pasado, desencadenando que las alarmas de separación se convirtieran en noticia de actualidad. Sin embargo, durante este tiempo habrían intentado superarla a toda costa.

Lo cierto es que sí que se han dejado ver en público e intercambiado mensajes en redes sociales. Pero, según la revista citada, Iker y Sara ya han tomado caminos separados de manera definitiva.

Por el momento ninguno de los dos se ha pronunciado al respecto, y la última imagen que tuvimos de la pareja fue a la salida del hospital de Carbonero. La periodista tuvo que ser intervenida semanas atrás, y se habló de una posible recaída en su enfermedad, aunque en realidad fue una operación programada para ajustar algunas cosas y nada más.

Sin embargo, Casillas en ese momento no se separó de ella en ningún momento. El exportero no pudo ocultar su preocupación, tal y como reflejaron unas imágenes que trascendieron a los medios. Tras hablar con personas de su círculo próximo, se supo que “Iker está hecho polvo y que lo está pasando muy mal”.

La afirmación cobra un nuevo significado tras la confirmación de su ruptura. Tras el paso por el hospital, por lo visto, la pareja volvió a su vida pero por separado. Al menos, a pesar del distanciamiento emocional, queda claro que ambos siguen muy presentes en la vida del otro y apoyándose en los malos momentos.