“He parido dos veces y no tengo a ninguno”, se rompe al recordar el momento en el que David Flores decide abandonarla

Rocío Carrasco relató el momento en el que su hijo también decidió abandonarla.

Tras la emisión de nuevos capítulos de la serie documental de Rocío Carrasco, como era de esperar, volvió a avivarse la polémica. Como ocurrió con las primeras entregas, el testimonio de Rociito dejó estupefactos a los espectadores.

No cabe ninguna duda de, dejando de lado a Antonio David Flores, las personas que han salido más afectadas han sido Rocío y David Flores. Los jóvenes llevan casi toda su vida lidiando con la batalla de sus padres, pero nunca antes lo habían hecho de una forma tan mediática.

Después de perder a su hija, Rocío Carrasco no solo se enfrentó a las secuelas de la paliza que le había propinado la joven, sino también a una investigación por supuesto maltrato de menores. Tras haber quedado explicado aquello, ahora la docuserie se está centrando en por qué su hijo David también la abandonó poco después.

De acuerdo con el avance del siguiente capítulo, este se centrará en el análisis de lo que ocurrió cuando un juez decidió que su hijo David también debía irse a vivir con su padre, Antonio David, y su hermana. “Como Rocío ya estaba con su padre, un juez decide que mi hijo también se vaya con su padre para que los dos no estén separados”, explicó Carrasco.

“El informe psicosocial tiene lugar y, aunque la causa de modificación no tiene sentido, ya que Rocío vivía con su padre, se paraliza y se usa en el juzgado para determinar si la denuncia de la niña es real o no”, dijo.

Así, pasó a leer un informe en el que reflejaba que su hijo pequeño “tampoco estaba aislado sobre el conflicto, y que estaba polarizado hacia el padre”. Leyó textualmente del informe: “El menor expresa que su hermana y su padre le han explicado lo que tiene que decir, y se muestra preocupado por “la decisión final”, por lo que quiere dejar claro que prefiere vivir con su padre”.

Al parecer, según cuenta en el avance del décimo capítulo de su docuserie, Rociíto se da cuenta de que David Flores también estaba siendo manipulado por su padre. “Empieza a cambiar a partir de que su hermana no está ya en la casa”, dijo.

Antonio David aprovechaba para ir a ver a su hijo al colegio y contarle cosas en contra de su madre. “El padre se iba a verlo al al colegio cuando me tocaba a mí, lo esperaba en los recreos, entre clase y clase, y le iba diciendo cosas”, explicó la hija de “la más grande”.

“La próxima vez que hablara bien de ti o te defendiera me bajaba del coche”.

Rocío Carrasco denunció que su ex trataba de embaucar a su hijo con falsas promesas. “Me contaba “me ha dicho que me va a grabar un disco con fulanito, que me va a llevar a La Voz”, y me estaba viendo que iba a terminar como acabó lo otro”, contó acerca del miedo que tenía a que David Flores también la abandonara.

Tras haber sufrido viendo como poco a poco la que era la niña de sus ojos se transformaba en un monstruo, empezó a ver cómo su hijo David se convertía también en una víctima de la influencia de su padre. “Veías a una niña con una cara preciosa, con esos ojos azules, y se transformaba en un demonio”, dijo.

En el caso de su hijo pequeño, que todavía parecía querer a la figura materna, el ex guardia civil se vio obligado a usar amenazas para conseguir que el niño cambiase la opinión. Rociíto narró un episodio en el que David trató de defenderla al escuchar como su padre y su hermana Rocío hablaban mal de ella.

“El otro día iba en el coche y mi hermana y mi padre estaban hablando mal de ti y, cuando les dije que no hablaran mal de ti, mi padre me dijo que la próxima vez que hablara bien de ti o te defendiera me bajaba del coche y me iba andando”, dijo.

“He parido dos veces pero no tengo a ninguno de los dos”, se lamentó la madre entre lágrimas. Capítulo tras capítulo no dejamos de sorprendernos con el testimonio de Rociíto, que además se prepara para conceder una entrevista final en directo en la que aclarará todo lo que se ha contado en estas últimas semanas.