“He decidido que se acabó” Jorge Javier dice basta tras sus últimos varapalos

Jorge Javier se sincera para la revista Lecturas

Jorge Javier Vázquez ha dejado varios titulares en una entrevista para la revista ‘Lecturas’, entre ellos uno referente a su futuro en la televisión

En la conversación también tuvo palabras de recuerdo para Mila Ximenez: “De verdad te lo digo, yo pensaba que una vez que te fueras la vida de los que te hemos querido iba a ser un paseo en góndola porque ibas a estar protegiéndonos. Pues vaya chasco”, comenzó Jorge Javier Vázquez refiriéndose como el “más desastroso” a un año del que no recuerda “otro peor desde hace siglos”. Incluso aludió a una “desgana generalizada y ausencia de locura vital”.

El comunicador también analizó el acoso callejero que sufrió hace pocos días en las calles de Madrid. “El jueves era el último día que trabajaba. Quedé a almorzar en un restaurante cerca del Congreso de los Diputados y me encontré con un grupo de negacionistas que me culparon de ser cómplice de un genocidio. No está mal, ¿eh? Aguanté el chaparrón dignamente, la verdad”.

En referencia a su rifirrafe con Lucía Pariente en la final de ‘La casa de los secretos’ desveló cómo se sintió después. “Luego ya, por la noche, la cosa acabó regular”, escribió .”Ruido y mucha idiotez, representada en esta ocasión por un senador canario del PP que al hilo de ‘yo no amenazo, ejecuto’, concluye que se empieza por ahí y se acaba dando una paliza a una señora. Sí. Un senador del PP ha escrito eso. Sí, del PP. Qué maravilla de comprensión lectora. Me recuerda a ese meme en el que los profesores piden a los padres que los niños vengan disfrazados de casa y aparecen todos vestidos de chalés. En fin”, comenta en relación a Sergio Ramos Acosta.

Sobre la tensión que vivió con Massiel también ha dedicado una reflexión: “También Massiel me hizo un regalito un par de semanas atrás diciendo que yo había sido un ‘gran maltratador’ y que la gente no me lo decía por miedo. La confianza, que da asco. Pero no te creas que luego me llamó para disculparse, ella que no para de llamar y de enviar mensajes al WhatsApp con fotografías suyas de un pasado glorioso”, subrayo.

“La semana anterior a lo de Massiel tuve movida con Paloma García-Pelayo, que de todas es con la única con la que me apetece deshacer nudos”, afirmó: “Vamos, que llevo una racha televisiva movidita. Lo mejor es que con este tipo de situaciones no se me remueven los cimientos de la vida como antes”.

Su misteriosa conclusión final deja en el aire su futuro

“De todo lo que te he contado, Mila, lo que más rabia me da es que todo este trimestre he sido en mi vida personal un tristón. Y eso, ya lo sabemos tú y yo, sí que no me lo puedo permitir, porque nada es más pesado que un triste. De los tristes hay que huir como de la peste, así que, después de este recuento de calamidades que he sufrido estos últimos meses, he decidido que se acabó lo que se daba. Ahora toca vivir como tú y yo sabemos”, zanjó.