Investigan a una decena de funcionarios que accedieron de forma indebida al expediente de Rocío Carrasco

Investigan a una decena de funcionarios.

Después de la emisión de los 12 episodios que han integrado la serie documental, el pasado miércoles Rocío Carrasco hizo balance en directo en el plató. La protagonista respondió a las cuestiones que le plantearon la presentadora y un equipo de colaboradores que integraron Ana Bernal-Triviño, Montse Suárez, Paloma García Pelayo y Pilar Rahola, entre otros.

Antonio David Flores es sin duda quien ha salido peor parado de la emisión de la docuserie. El ex guardia civil está siendo juzgado públicamente en las últimas semanas por su papel como esposo de Rocío Carrasco, y padre de los hijos en común de la pareja.

Después de que Rocío Carrasco decidiera contar “su verdad”, se ha descubierto a un Antonio David muy alejado del personaje que ha querido vender en televisión.

En los últimos años, el colaborador se había vendido en televisión como un padre coraje que tuvo que tirar para adelante con sus hijos sin la ayuda de la madre de estos. Por ejemplo, Antonio David contó que no pudo trabajar durante años por culpa de la causa judicial en la que se le acusaba de malos tratos. Sus hijos vivían de forma austera porque su padre no podía trabajar, mientras que la madre de los niños tampoco los ayudaba.

Todo esto hizo que gran parte de la opinión pública tachara a Rocío Carrasco de mala madre. Sin embargo, después de la emisión de la docuserie, se han conocido pruebas que dejan bastante mal a Antonio David Flores como padre. Tanto, que tras la emisión del primer capítulo Mediaset decidió despedirle fulminantemente.

Pero no es la única consecuencia del estreno de la docuserie. Hoy hemos conocido una muy inesperada: el programa causó tanta curiosidad, que parece que incluso algunos funcionarios quisieron saber más sobre el expediente en violencia de género de Rocío Carrasco y accedieron a él de forma indebida.

Consultaron el expediente de la hija de Rocío Jurado coincidiendo con la emisión de la docuserie en Telecinco.

Así lo ha contado El País, que ha informado que la Fiscalía está investigando a una decena de funcionarios. En principio son mayoritariamente de Valencia, Alicante y Castellón, aunque no se descartan otros territorios.

Por lo visto, accedieron a los datos de la hija de la Jurado, aunque sus funciones no estaban relacionadas con el caso, a través del sistema de vigilancia de víctimas de violencia machista conocido como Viogén. Esta información es confidencial, y solo tiene acceso a ella trabajadores de los Servicios Sociales, la Policía y los jueces.

La conexión deja un rastro, ya que hay que acceder con clave, pero el Ministerio de Interior detectó entradas el 22 de marzo, un día después de la emisión del primer episodio de la serie documental. El día 26, tras descubrir estos accesos indebidos y comprobar que no parecían estar relacionados con el caso de Rocío Carrasco, la secretaría de Estado de Seguridad decidió bloquearles el acceso a todo el sistema y se les informó del motivo.

La Consejería de Justicia de la Generalitat Valenciana abrió un expediente informativo y otro disciplinario a finales del mes de marzo e informó de los hechos a la Fiscalía, que abrió una investigación en las tres provincias valencias, aunque en Alicante se ha archivado. De acuerdo con fuentes de Justicia, los trabajadores han sido destinados a otros puestos ajenos a la atención de víctimas de violencia de género.

Sin embargo, por lo visto algunos afectados se quejan de que no les dan ninguna ocupación en sus nuevos puestos de trabajo. Los accesos indebidos parecen haber sido fruto de la simple curiosidad personal, ya que en la investigación no se ha detectado que ninguno de los datos consultados se hayan utilizado con otro fin.