web analytics

“Gilipo***s, imbécil”: Sálvame tiene que parar su emisión y pide disculpas por el escándalo

Una de las tardes más bochornosas en la historia de Sálvame.

Hacía tiempo que Belén Rodríguez no era la protagonista de una controversia en Sálvame, y no le está haciendo demasiada gracia, pero nadie esperaba que los acontecimientos se desarrollaran de la manera en la que lo han hecho.

El nombre de la colaboradora no ha dejado de sonar en los pasillos de Telecinco tras hacerse públicos los préstamos que le hizo a Kiko Hernández en el pasado. Parece que, según se ha revelado en el programa, la colaboradora no se fiaba de su amigo y le pidió que le devolviera el dinero antes de tiempo porque temía no recibirlo.

“Ha eliminado todo”.

Sus problemas con el colaborador han tenido efectos colaterales, y una de las primeras, que pareció dar la medida de su nivel de enfado con el programa, es que dejó de seguir a casi todos los miembros de Sálvame. Sergi Ferré anunció que la colaboradora de televisión hizo una “limpia brutal” en redes sociales.

“Ha cogido el Instagram y ha eliminado todo lo que olía a Sálvame”, contó. La limpieza incluyó a personas con las que tenía una relación muy estrecha. “A mí también me ha dejado de seguir pero hay gente a la que le ha sentado bastante mal porque es verdad que al final lo que implica es que no quieren verte, no le interesas absolutamente nada”, dijo el reportero.

Una de ellas fue Belén Esteban, aunque desde el plató explicaba que su amiga la bloqueó hace años, cuando tuvieron otra disputa, y nunca han sabido cómo deshacerlo. También sorprendió que bloqueara a Carmen Borrego, ya que se consideran hermanas: “Fui la primera, es más, le mandé un mensaje por Instagram y me bloqueó nada más recibirlo”, dijo.

Kiko Matamoros y Gema López tampoco han pasado el filtro de Belén: “A mí esto me parece una gili*** será porque yo ya soy mayor pero no estoy pendiente”, dijo el primero. Del universo Sálvame se han librado dos afortunados: Víctor Sandoval y Conchita la poligrafista.

Jorge Javier Vázquez bloqueó a Belén Ro.

Por su parte, Jorge Javier no se extraño y de hecho contó que había decidido bloquear él también a Belén Ro. El presentador le pidió a su amiga tranquilidad de cara a la presentación de su libro porque creía que era una de las cosas más importantes que tendrá que enfrentar. Su amiga le pidió un favor para una tercera persona pero Jorge Javier, con el lío de la presentación, lo olvidó.

Tras esto, su amiga le envió un audio demoledor. “Recibí un mensaje que únicamente cogí el móvil y le dije ‘Belén, vete a la mie***’, dijo el presentador. En respuesta, recibió un mensaje aún peor: “La bloqueé”, fue la reacción del catalán.

La llamada de Belén Ro a Belén Esteban.

Belén Esteban además quiso desvelar que mantuvo una conversación telefónica con Belén Ro el día de su cumpleaños: “Lo primero que hizo fue felicitarme. Tuvimos una conversación, ella no da crédito a lo que está pasando”, dijo. “Ella tenía ganas de hablar, ha desmentido casi todas las cosas que han dicho en el programa”.

“Yo la he llamado dos veces después y no me ha cogido el teléfono”, explicó la colaboradora, que afirmó que Rodríguez no le pidió perdón en esta conversación privada: “Yo me quedé a gusto, pero sé que ahora está en Málaga con Marisol estoy contenta de que esté con ella porque creo que la gente que está aquí con ella no le está haciendo bien”, dijo.

Además, la colaboradora de Sálvame quiso darle un consejo: “Déjate de mandar burofax, rodéate de la gente que te quiere, tomate unos días pero todos en la vida nos equivocamos y esta vez has metido la pata”. Pero lo peor estaba por llegar.

“Gilipo***s, imbécil”.

Por lo visto, Belén Rodríguez acusó de “delincuentes” a varios componentes del programa a través de su cuenta de Twitter y le mandó varios mensajes muy duros a María Patiño, dirigidos a Kiko Hernández. A raíz de dichos mensajes, el colaborador perdió los papeles por completo y empezó a insultar a la que hasta hace poco era su compañera y amiga.

“Me acaba de escribir Belén Rodríguez, es un mensaje dirigido a ti, me pide que te lo diga, si Kiko quiere yo lo leo, me dice que diga esto con toda la libertad del mundo”, develó Patiño antes de leer en voz alta el mensaje: “Pati, no estoy viendo nada, pero puedes decir con toda la libertad del mundo que no volveré a mirar a Kiko Hernández a la cara nunca más en la vida. Este es el único y último mensaje que voy a mandar en mi vida”.

Kiko Hernández respondió a la provocación: “¿Te das cuenta? Ay las comidas que las carga el diablo, antes de leer el mensaje te iba a decir que has estado mucho tiempo en mi casa y hay dos personas que te adoran y me da tanta pena por lo que tu sientes por esas personas y ellas por mí”.

«Te voy a decir una cosa: no hace falta que me mires a los ojos, hasta lo voy a poner por contrato no coincidir contigo nunca. Me da mucha pena que te estás quedando sola, por la gente que te ha querido, que te quedes tan sola y desprotegida y que hagas el ridículo», respondió Hernández al mensaje que Belén había enviado a Patiño.

María Patiño no quiso seguir con el circo.

Tras esto, María Patiño se negó a seguir leyendo los mensajes que Belén Rodríguez le envió para no caldear más el ambiente. “Belén, ya, que no hay nada detrás. ¿qué quieres que lea esto? No me da la gana, que haga el director lo que quiera con mi móvil, yo no lo voy a leer. Haz el favor de actuar como una buena tía”, le suplicó Patiño.

“Pensaba que había una mínima posibilidad de reconciliarnos, de reírnos de lo que ha pasado, poco a poco, pero así no. Parece que el que te ha hecho daño he sido yo, que el que te ha dejado dinero he sido yo, que el que se ha hecho un polígrafo he sido yo. Y es todo al revés. ¡Qué feo, Belén, qué feo! Dejad de engañarme ya. Yo el jueves pasado recibo una llamada diciéndome que no parabas de llorar por mí, que yo era tu hermano. Dejad de tomarme el pelo. Si se acabó Belén, se acabó, Belén”, concluyó Kiko, muy dolido por la situación.

Disculpas de casi todos, y carpetazo al asunto.

Pero quedaba todavía un mensaje, que la dirección dejó leer al colaborador cuando salió del plató. “Lo que he leído no me hace daño. Crees que sí, por cómo estás ahora, pero no me lo hace. Lo único que deseo es que te cures. ¿Sabes lo que he dicho, no? Yo nunca me metería con un amigo, pero si este me da una patada en los huevos, te aseguro que el que da otra soy yo. Si a mí me diese por hablar, tendrías Sálvame para 30 años más. ¡Cúrate!”, amenazó Kiko.

Kiko Hernández explotó definitivamente con el tercer mensaje. “Menos mal que leo esto ahora y no en mi casa, porque hay gente que no tiene que verme así, cabreado. Me conoces como amigo, pero no como enemigo. Ahora sí que vas a tener que llamar a la Policía y a los G.E.O, ¡gilipollas, imbécil!”, gritó, perdiendo los papeles por completo.

María Patiño intentó arreglar la situación. «Vamos con Mediafest», dijo la presentadora para cambiar de tema. Adela González tomó la palabra después del video y pidió perdón a la audiencia por lo vivido. “Pedimos disculpas, ni es el tono ni son las palabras. Pedimos perdón por las personas que se hayan sentido ofendidas. No son las maneras”, destacó la conductora.

Finalmente, Kiko Hernández, consciente de lo sucedido, optó por disculparse también. “Quiero pedir perdón a la audiencia, a los espectadores. Me han enseñado un nuevo mensaje y no me he podido controlar. Pido perdón a la persona que se lo he dicho y al público”.