Fallece una bebé al caer dentro de una olla hirviendo: los padres decidieron tratarla con hierbas

La policía sospecha que los padres intentaron encubrir los hechos.

Una bebé de dos años falleció después de caer en una olla con agua hirviendo. Sin embargo, a pesar del suceso, los padres decidieron no llevarlo al hospital. En vez de ello, optaron por un curandero, una opción que finalmente no sirvió de nada.

Los hechos ocurrieron cuando la niña, Lesya Gorova, se encontraba jugando con su hermano gemelo y con su hermana mayor de cuatro años. En ese momento, la niña se resbaló y cayó en una olla llena de agua hirviendo que los padres habían dejado en la cocina.

Sucedió en la aldea de Grygorivka, en Ucrania. Como consecuencia de estos hechos, la pequeña sufrió quemaduras graves, de acuerdo con el diario The Sun. Los informes explican que la madre, Dasha Gorova, de 18 años y el padre, Ivan Gorov, no quisieron llevarla al hospital y decidieron tratarla con remedios a base de hierbas.

Cuando la abuela fue a visitar a la familia, la bebé llevaba sufriendo durante cinco días. Cuando la vio, quedó en estado de shock y en seguida se preocupó por el estado de la niña. En ese momento se la llevó al servicio de Urgencias del hospital.

Los padres enfrentan un delito de asesinato premeditado.

La pequeña fue ingresada con graves quemaduras en las piernas, espalda y el estómago. Aunque los médicos hicieron todo lo que pudieron por salvarla, ya era demasiado tarde. La pequeña falleció el 2 de agosto, casi diez días después de haber ingresado en el hospital.

La policía investiga actualmente si los padres cometieron un delito de asesinato premeditado. Los sospechosos podrían acabar ingresados en prisión durante 15 años si finalmente son declarados culpables. Los agentes están tratando de aclarar si los padres intentaron encubrir el accidente para no ser acusados.