Fallece tras el parto el bebé de una niña de 12 años que había sido violada por su abuelo

Una niña de 12 años, que había sido violada de forma reiterada por su abuelo, dio a luz al bebé de ambos en una cesárea a las 29 semanas de embarazo. El bebé prematuro tuvo que ser asistido en una incubadora por su delicado estado de salud, pero ha terminado falleciendo.

Tras hacerse público el horrible suceso de los abusos sexuales cometidos por el familiar de la menor que desembocaron en su embarazo, el hecho dividió a la sociedad de Chimoré (Bolivia), incluídos médicos y activistas, sobre si era lo correcto interrumpir la gestación o si debía de tener al bebé.

La niña, pidió y suplicó entre lágrimas que no quería ser madre y tras contar los atroces abusos repetidos a los que fue sometida por parte de su propio abuelo, tan solo quería que todo terminase: “No puedo más, quiero que lo saquen. Ya no tengo fuerzas. Quiero regresar a mi casa con mis hermanitos”, manifestó destrozada por la situación a diferentes medios locales.

La Defensora del Menor boliviana también quiso avisar y denunciar las consecuencias psicológicas y afectivas que sufriría la niña si traía al mundo al bebé producto de los abusos de su abuelo: “No está capacitada biológicamente, afectivamente, ni psicológicamente para asumir esta gran responsabilidad”.

Los médicos del Hospital Materno Infantil Germán Urquidi en la ciudad boliviana de Cochabamba indicaron sobre el polémico asunto que, en el estado de gestación en el que ya se encontraba al conocer lo sucedido, no era posible interrumpir el embarazo de forma legal. Ya que la menor se encontraba en el sexto mes de gestación, y lo que la ley contempla es que solo se permite la interrupción legal del embarazo hasta las 22 semanas.

Decisión final que la menor recibió con inmenso dolor y donde, al final,tuvo que verse sometida a una cesárea en la semana 29 de su embarazo. Tras la cual, el recién nacido tuvo que ser tratado en la incubadora y ha estado recibiendo asistencia médica y cuidados pertinentes desde el parto. Aunque debido a su delicado estado de salud no se ha podido hacer nada por salvarle la vida y ha acabado falleciendo.

Según ha terminado señalando la Defensora del Pueblo del país sudamericano, Nadia Cruz, al medio Red Uno, con este triste caso se ha dejado patente la total desprotección de las víctimas de abuso y agresión sexual.