Eva González confiesa que vivió su peor drama personal durante la última gala de ‘MasterChef Celebrity’

Solo quedaban cinco aspirantes en las cocinas de MasterChef Celebrity y el jurado les preparó una noche que no olvidarán fácilmente. José Corbacho, Patricia Montero, Edu Soto, Saúl Craviotto y Silvia Abril era los últimos concursantes en pie, y antes de empezar la primera prueba, cada uno vio un vídeo en el que sus familiares les daban ánimos. Craviotto fue el más afectado, y no pudo reprimir las lágrimas: “tras años sin llorar, hoy he vuelto a hacerlo aquí, en la semifinal de MasterChef“, confesó.

Los guionistas le han sacado partido a este desgaste psicológico de los concursantes, ya que después del vídeo sorpresa los aspirantes descubrieron que debían cocinar un plato que les recordase a su infancia usando técnicas de cocina vanguardista. Pero eso no era todo: aunque ellos no lo sabían, serían sus familiares quienes juzgarían cuál era el mejor plato. Aunque es cierto que la mayoría adivinaron cuál era el plato de su familiar, la excepción fue la familia de Soto, que votó el plato de Abril como el mejor… así que la mujer de Buenafuente fue la ganadora de la prueba.

En la prueba de exteriores, los aspirantes visitaban el Real Colegio Universitario María Cristina, donde se imparten los Cursos de verano del Escorial desde hace 30 años. Allí debían cocinar en un food truck uno de los menús de Carlos Maldonado, el mítico ganador de la tercera edición del programa. Aunque cada aspirante cocinó por separado, contó con la ayuda de un antiguo concursante de MasterChef.

De los cinco aspirantes, cuatro pasarían a la prueba de eliminación, por lo que la prueba estuvo dominada por los nervios. Y al final el protagonista volvió a ser Craviotto, que preparó el plato que más convenció al jurado, convirtiéndose el olímpico en el primer finalista de MasterChef.

Finalmente, en la eliminación se encontraron con una de esas clásicas Cajas Misteriosas, en este caso con productos grasos como el chorizo, el aguacate, el magret de pato, la nata… Con ellos tenían que preparar un plato libre al que tuvieron que añadir un ingrediente que corrigiera esa grasa. Con el tiempo en su contra, con muchos ingredientes, y la amenaza de la expulsión, la tensión fue máxima, y Soto, tras un cocinado desastroso, fue el concursante que se quedó fuera del último programa de MasterChef.

Después de la emisión de esta semifinal, ha trascendido que se trató de una gala especialmente emotiva para su presentadora, Eva González. Y es que resulta que fue durante la grabación de la misma cuando recibió una llamada en la que le comunicaron que su abuela había fallecido. Lo ha contado ella misma en Instagram.

Esta prueba de exteriores es muy especial para mí. Justo cuando estaba grabando me llamaron para decirme que mi abuelita acababa de fallecer“, ha explicado. Después de enterarse no se sintió capaz de continuar con el rodaje, ya que solo podía pensar en volver a Sevilla y despedirse de ella. Sin embargo, explica que pudo hacerlo gracias al apoyo de sus compañeros.

“Esta prueba de exteriores es muy especial para mi. Justo cuando estaba grabando me llamaron para decirme que mi abuelita acababa de fallecer. No fue fácil seguir grabando e intentar hacerlo con una sonrisa a pesar de lo que estaba sintiendo por dentro y no poder salir corriendo a Sevilla a despedirme de ella… Si os cuento todo esto es porque quiero públicamente dar las gracias al equipo de masterchef, cámaras, maquillaje, estilismo, dirección, redactores… a mis compañeros del jurado, a los aspirantes y exasperantes… a todos gracias por el cariño ese día… no fue fácil pero creedme, sin vuestro cariño, lo hubiese sido mucho más 💕💕”

No es el único percance que ha sufrido recientemente: además, ha pasado unas semanas de preocupación tras la terrible cornada que sufrió su marido mientras toreaba el mes pasado en Zaragoza.

Pese a todo, ella se siente fuerte y preparada para la llegada del niño que están esperando.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.