“Estaba guionizada y utilizó pinganillo”: Desmontada la entrevista de Rocío Carrasco

Vuelven a acusar a la hija de Rocío Jurado de mentir.

Desde que Telecinco empezó hace alrededor de un mes a emitir la docuserie en la que Rocío Carrasco está contando “su verdad”, muchas cosas han cambiado. Nadie esperaba que la hija de “la más grande” rompiera su silencio después de más de veinte años, pero así ha sido, y las consecuencias han sido muy grandes para todo el mundo de la prensa rosa.

Sin embargo, las repercusiones han sido especialmente llamativas para su ex marido Antonio David Flores y su entorno. El primero perdió su empleo en Mediaset, su principal fuente de ingresos. Fue la reacción fulminante a las palabras de Rociíto en el primer capítulo de la docuserie, que dejó estupefacta a la audiencia. Además, según relato, ha sufrido mucho por sus hijos en común, Rocío y David Flores.

Otra de las afectadas fue Nuria Bermúdez, que respondió a Rocío Carrasco y además anunció que lo haría también por la vía legal. Bermúdez fue otra de las personas a las que aludió en su revisión del pasado, y no tardó en volver a la palestra para anunciar que tomará medidas legales “por su relato absolutamente falso”.

La modelo estuvo relacionada con dos de los protagonistas de los que ha hablado Rocío: Antonio David Flores y el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez. Bermúdez aseguró que jamás se puso en contacto con Carrasco, como ella asegura, y está dispuesta a llegar hasta el juzgado para demostrarlo.

“Persona tóxica”.

La parte de la historia que indignó a Nuria fue cuando Rocío, llorosa, comentó que en la etapa en que Rodríguez Menéndez entró en su vida a través de Antonio David comenzó a sentir terror porque “tenía atemorizadas a muchas personas con chantajes y vídeos”. Añadió que: “Empecé a recibir llamadas que me inquietaban, entre ellas, la de Nuria Bermúdez. Me llamó por teléfono para ofrecerme una información que me sería muy útil para mi separación, aunque lo que realmente pretendía Nuria era tenderme una trampa para que le hicieran una fotografía con Fidel”.

Bermúdez envió un comunicado: “La Sra. Carrasco imputó en el día de ayer que mi representada se puso en contacto con ella y su actual marido, Fidel Albiac, para bajo el pretexto de facilitarle una información que la beneficiase en su divorcio, aprovechar el momento de la cita para que un tercero captase imágenes de Fidel y mi mandante y una vez manipuladas, borrando la imagen de Rocío Carrasco, fuesen utilizadas para algún fin que perjudicase a la pareja. Dicho relato es absolutamente falso”.

“Doña Nuria Bermúdez no conoce, ni ha tratado jamás con la Sra.Carrasco. Dichas acusaciones atentan contra el derecho de honor de mi representada por lo que emprenderé las acciones legales necesarias contra Rocío Carrasco para la salvaguarda de los derechos de mi patrocinada”, añadió el comunicado.

Según la agraviada, no conoce a Carrasco y está dispuesta a emprender acciones legales contra ella por intromisión en la intimidad. “Rocío dijo que Nuria Bermúdez le había llamado para felicitarle ciertos documentos en relación con el divorcio e insinúa que le hicieron una encerrona para que le hicieran unas fotos con Fidel y hacer desaparecer a Rocío. Esto es mentira, Nuria jamás ha tenido ninguna conversación con Rocío Carrasco, no la ha llamado nunca, no la conoce de nada”, argumentó la abogada.

Ahora, su abogada Teresa Bueyes ha arremetido contra Carrasco por lo que ocurrió durante la reciente entrevista en directo en Telecinco. Alabó irónicamente las dotes de interpretación de la hija de “la más grande”, denunciando que en todo momento estuvo asistida por un “pinganillo” para saber lo que tenía que decir. Se trata del aparato que suelen usar los realizadores y presentadores para recibir órdenes de dirección.

Pero Bueyes fue más allá, y desveló que estuvo viendo la entrevista acompañada de dos expertos en salud mental, y que los tres llegaron a la conclusión de que basó su intervención en un guion totalmente estudiado.

Por ese motivo, pidió a Carrasco que mire al pasado: “Rocío Carrasco más bien se lo debería de hacer mirar, ella sí que ha estado en tramas con el señor abogado que tenía que era Saavedra, como muy bien sabéis está condenado por estafa gracias a una querella que yo llevé en nombre de Javier Rigau (ex de Gina Lollobrigida)”, dijo.

A pesar del gran apoyo que está teniendo Carrasco, la letrada sentenció que “no me creo nada de esta mujer, todo teatro”.

Y tú, ¿qué opinas?