Esperamos que esta petición de tatuaje sea una broma… ¡Tiene que serlo!

Un tatuaje no es una broma: lo que en un momento os pudo parecer una gran idea, puede que dentro de 20 años se convierta en el peor error de vuestra vida. Así que, antes de marcar vuestra piel, tomaos un tiempo para reflexionar

Imaginamos que nuestro protagonista de hoy habrá reflexionado su decisión… porque es una de las más raras de las que hemos visto en nuestras vidas. Y es que en vez de tatuarse algo original, este individuo quiere el tatuaje de un amigo suyo recientemente fallecido. No sé si nos hemos explicado bien…

no el mismo dibujo… ¡si no el mismo tatuaje!

Hay gente para todo

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que este chico pasó su tatuaje por el lector de código de barras del supermercado… ¡y se llevó la sorpresa de su vida!