Es oficial: los deberes están destruyendo a nuestros hijos y los científicos piden prohibirlos

Todos conocimos cuando íbamos al colegio al típico niño que se sentaba en las últimas filas y que nunca tenía los deberes hechos. A veces reconocía que no los había hecho, y otras veces los copiaba en el último momento de alguien que sí los tuviera completados, antes de que el profesor los pidiera.

Aparte de tener algo de morro, puede que ese alumno tuviera bastante razón.

Harris Cooper compatibiliza su trabajo como profesor de la Universidad de Duke con sus investigaciones en el ámbito de los deberes escolares y tareas del hogar. Y es tajante: “No hemos encontrado pruebas de que los deberes —a nivel primaria— les ayuden a los niños a tener mejor rendimiento escolar“.

4-69

¿No sirven los deberes?

Los padres lo sabéis muy bien: los alumnos españoles pasan una media de 6,5 horas semanales dedicadas a los deberes frente al 4,9 por ciento de media en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Y a pesar de esto, uno de cada 10 alumnos de 15 años no alcanza el nivel de conocimiento considerado como básico por el organismo.

Es una de las razones por las que la gente se está haciendo una pregunta muy sencilla: ¿No sirven los deberes? Y es que para muchos los deberes son un abuso fruto de la descoordinación que, además, es uno de los culpables de acrecentar las desigualdades entre los alumnos.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos o CEAPA, que representa a 12.000 asociaciones de familias, lleva tiempo insistiendo en la eliminación de los deberes. “El factor fundamental es la desigualdad: que a mi hija la sancionen o le bajen la nota si no hace los deberes o los hace mal es echar la pelota en el tejado de los padres, y no todos tienen el mismo nivel o pueden tener la misma dedicación horaria“, explica Jesús Salido, su presidente. Si la solución pasa por academias o profesores particulares, para Salido supone que “quien tiene dinero es quien puede seguir progresando“.

Salido adelanta que están preparando “una petición al Ministerio de Educación para que nos expliquen cuál es la base legal por la que un profesor puede tomar medidas o sanciones en función de lo que ocurra fuera del aula. Sabemos que no la hay“.

giphy

El filósofo y experto en educación José Antonio Marina también opina que los deberes están normalmente mal planteados. Propone la aplicación de una sencilla “regla de los 15 minutos“: comenzar desde Primero de Primaria con 15 minutos de tareas, cuatro días a la semana. En total, una hora de trabajo a la semana. “A partir de ahí ir subiendo un cuarto de hora cada curso, de manera que cuando se llegue al último curso de Primaria se tendrían seis horas de tarea a lo largo de toda la semana“. Sencillo y seguramente más razonable que el modelo actual.

El caso de Leyre.

Más madera: La madre de Leyre decidió enviarle una carta a los profesores de su hija después de las vacaciones, y se ha convertido en unos de los virales que más lo ha petado últimamente.

La carta ha tocado la fibra sensible de los que ponen en duda la eficacia de los deberes para el desarrollo de los niños. Y es que últimamente se debate mucho sobre si los niños tienen demasiadas horas lectivas como para encima tener que terminar el trabajo en casa.

CZP0iusW0AEsOiQ

¿Pero es desautorizar al profesor la solución? Muchos comentadores opinan que no. Entre ellos el propio profesor de Leyre, la protagonista de la carta, que en Señoras Qué ha querido aportar su comentario a esta entrada viral que está dividiendo Internet.

Esto es lo que ha comentado:

Yo soy el profesor de esta niña, y sin duda le preguntaría a su madre que tipo de formación tiene para tomar esa decisión. La culpa del fracaso escolar actual (sobre todo en nuestro país) es sin duda de los padres. La nueva “educación” en la que los críos tienen que trabajar lo justo y menos, se enfoca en la ley del mínimo esfuerzo, se les protege de la ¿ansiedad?, se permite que los padres puedan irse a comprar con sus hijos en horas lectivas sin ninguna explicación, mas que la comodidad de la misma, se les enseña a mentir (ya que estas justificaciones de ausencias se basan en “enfermedades”), y un largo etcétera. Estos críos nunca van a conseguir nada, ya que nadie les ha exigido que se esfuercen más de lo justo y necesario. Agradezco a mi madre que me metiera caña, ya que he conseguido siempre todo lo que me he propuesto, y los padres que creen que ayudan a sus hijos cuando no les otorgan responsabilidades, lo único que van a conseguir es fracasados que no saben mantener un trabajo y sin duda nunca conseguirán sus metas. Creo que ya hemos visto muchos resultados. Por tanto a ver quien reacciona.

En otro comentario añade que “los padres siempre han estudiado con sus hijos y se han tenido que poner con ellos a la hora de hacer los trabajos“. Para este profesor “es algo que tienes que saber que va implícito a la hora de tener un hijo“. Lentejas, vaya.

Entonces, ¿qué dicen los hechos?

Las investigaciones generalmente coinciden en que los niños de primaria no necesitan deberes escolares; esos alumnos asimilan mejor el material al estudiar en clase, y por tanto obtienen mejores calificaciones.

El profesor Etta Kralovec de la Universidad de Arizona también está de acuerdo con esto: según él, en la escuela básica los deberes tiene un efecto mínimo, y los estudiantes que invierten 1,5 horas tienen un mejor rendimiento que aquellos que le dedican 4 horas a los deberes. ¡Es sorprendente!

200

Hay que decir que todas estas conclusiones no se han gestado de un día para otro: Harris Cooper ha llevado a cabo más de 120 investigaciones desde 1989, en las cuales no ha podido encontrar ventajas convincentes que justifiquen la existencia deberes escolares en la educación primaria.

Al contrario, descubrió que causan un efecto negativo en la actitud de los niños hacia la escuela. Y eso es lo que tiene que preocuparnos.