“¿Es lo que parece?”: Rocío Flores enseña su salón tras un noche loca y todos se fijan en el mismo detalle

Rocío Flores enseña su casa y todos se fijan en lo mismo.

La presencia televisiva de Rocío Flores se ha ido diluyendo en los últimos tiempos e incluso ha llegado a poner en peligro su carrera como colaboradora. Sin embargo, en las redes sociales ha sabido consolidarse como una auténtica influencer.

La hija de Rocío Carrasco ya ha acabado con los exámenes, y ha recuperado la tranquilidad de la rutina. Después de una semana completamente desaparecida, ha reaparecido en redes sociales ante el inminente estreno de En el nombre de Rocío, la docuserie protagonizada por su madre.

El punto de partida de En el nombre de Rocío será el 1 de junio de 2006, cuando fallece Rocío Jurado dejando un vacío enorme y una herencia compleja que lo cambiaba todo. Lo que pasó tras la lectura del testamento obligaba a Rociíto a revisar todas las relaciones familiares, desde el principio.

A lo largo de todas las entregas, en este imponente y sobrio escenario en el que la Jurado está de manera omnipresente, Rocío Carrasco cumplirá su deseo de homenajear y honrar la figura de su madre. Con cientos de horas de grabación, una veintena de testimonios de familiares, amigos y periodistas y decenas de cajas con documentación inédita, será el mayor ejercicio biográfico de la cantante hasta ahora.

Rocío Flores, por su parte, se encuentra aparentemente tranquila a pesar de todo lo que está a punto de salir a la luz. La joven prefiere mantenerse al margen de toda polémica y sigue con su vida como si nada pasara. Aunque tiene la playa a solo unos metros de su casa, Rocío Flores está haciendo frente a la ola de calor desde su casa.

En las redes ha documentado esas tardes de sofá, café con hielo y aire acondicionado… Nadie puede mejorar el plan que ella misma ha definido como “vida”. Pero gracias a una fotografía que a priori no tiene mucha relevancia sus seguidores se han percatado de la extravagante decoración que tiene en casa.

La decoración de su salón a debate.

Rocío Flores ha fotografiado uno de los rincones de su salón, y no tiene desperdicio. Sabíamos que la joven era una apasionada de la decoración balinesa, de hecho posee un enorme buda en la terraza, pero desconocíamos, por ejemplo, su gusto por las calaveras.

Tal y como se puede observar, al lado de un minimalista mueble de color blanco que sostiene la televisión hay una enorme calavera de color dorado en forma de mesa rodeada de hasta tres shishas de diferentes tamaños y botellas de gran envergadura.

Algunos seguidores apuntan a que Manuel Bedmar debe tener mucho que ver en esto, ya que es él quien aparece continuamente fumando cachimbas. Pero eso no es todo: si miramos un poco más arriba, en la estantería hasta tres botellas de champán y una cubitera de la lujosa marca Moët. Sin duda, una decoración muy personal que define los gustos de la pareja.

Mientras, en las redes el cachondeo por parte de sus detractores está servido. ¿Qué os parece a vosotros?