Ella lanzó a su perra sin remordimientos desde el automóvil en marcha, pero ahora viene la factura

Todos los días ocurren terribles atrocidades que preferimos creer que no ocurren. Y son especialmente injustas cuando le ocurren a los más inocentes.

Esto es exactamente lo que ha ocurrido en esta historia que demuestra la falta de empatía de mucha gente.

Alsu Ivanchenko, una mujer de 35 años, no sabía qué decir ante el juez para defenderse. Lógicamente, porque es difícil encontrar una explicación convincente a sus actos. Pero trataremos de hacerlo.

Ivanchenko lanzó a su cachorra maltés, de tres meses de edad, por la ventanilla de su coche en movimiento. Según han trascendido, durante el juicio se comportó con una frialdad acorde a sus actos, y no mostró ningún tipo de remordimiento. Ni una “disculpa” ni un “lo siento salieron de su boca.

La razón de su acto fue una visita al veterinario el pasado mes de septiembre, que no salió como esperaba.

El veterinario le diagnosticó a su cachorra una fractura en la pierna. La reacción de Ivanchenko fue la de negarse a tratarla. Pero no quedó ahí la cosa

La introdujo en una bolsa de basura negra y la arrojó por la ventanilla del coche en marcha, cerca de un servicio de la autopista.

“Costaba demasiado conseguir que la perrita se mantuviese en pie”, han contado las autoridades. “Esa es la razón por la que tiro a su mascota por la ventana”. Simplemente escalofriante.

Afortunadamente, la pequeña perrita fue encontrada por buenas personas que la llevaron inmediatamente al veterinario.

Estaba cubierta de sangre, y tenía dos fracturas en el cráneo y una conmoción cerebral —sus posibilidades de supervivencia no eran buenas, y algunos veterinarios aconsejaron incluso a sacrificar al perro.

Sin embargo, los cuidadores de animales de diferentes organizaciones le dieron una oportunidad y al final esta pequeña perrita tuvo una recuperación notable.

A lo largo de los siguientes siete meses, su salud mejoró de forma constante, hasta recuperarse casi por completo. Incluso encontró un nuevo hogar con una familia que la adoptó. “Es muy buena y se siente bien“, ha contado la familia.

El acto tan cruel de Ivanchenko no ha quedado impune.

Lleva en la cárcel desde hace alrededor de un año, y en cuanto le sea posible debe pagar a la organización Wiem, que fue quienes velaron por la supervivencia de la perrita, alrededor de 22.000 €. Desde luego, el tratamiento inicial hubiera costado muchísimo menos…

Por otra parte, se le ha ordenado mantenerse alejada de cualquier animal durante 15 años, y durante cinco años ha sido registrada por abuso animal.

¿Crees que este delito se ha castigado correctamente? Comparte tu opinión en los comentarios.