El principal acusado del asesinato de Samuel creyó que le había grabado cometiendo una agresión machista

Los investigadores no entienden por qué los agresores reaccionaron con tanta violencia.

Desde el primer momento, los agentes de la Policía Nacional que están investigando el asesinato de Samuel Luiz Muñiz en A Coruña se mostraron sorprendidos por la especial brutalidad demostrada por los agresores. Estos pegaron y patearon durante 150 metros al joven en todas las partes del cuerpo; cuando ya estaba tirado en la acera malherido, le dieron un golpe final que lo remató.

De acuerdo con fuentes cercanas a la investigación, ahora se trabaja con la hipótesis de que los agresores de Samuel creían que el joven de 24 años estaba grabando un vídeo que podía ser la prueba de un delito de violencia de género. Ese sería el motivo por el que, además, le robaron el teléfono.

De acuerdo con lo publicado por NIUS, quitarle el teléfono a toda costa era el objetivo del principal acusado, que acababa de ser expulsado de un local en esa misma noche. En el momento de cruzarse con Samuel y su amiga, se encontraba en la calle, supuestamente, agrediendo a su novia, otra de las implicadas en la causa aunque no está detenida.

El miedo del principal acusado habría sido que Samuel pudiera difundir el vídeo o denunciar la agresión, lo que le habría acarreado nuevos problemas con la Policía. “O paras de grabar o te mato, mari**n”, le dijo entonces, antes de producirse la primera agresión. Sin embargo, el joven no estaba grabando nada, sólo realizaba una videollamada junto con sus amigas.

La intervención de dos jóvenes senegaleses frenó en un primer momento al acusado, impidiéndole hacerse con el teléfono en ese intento. Por ese motivo, después volvió acompañado por cerca de una docena de personas que persiguieron y atacaron a lo largo de unos 250 metros a Samuel, mientras le gritaban, según testigos, “mari**n de mierda”.

En esta ocasión, sí le robaron el móvil. En la investigación, pendiente del levantamiento del secreto de sumario, se ha interrogado a 26 personas y se han analizado diferentes vídeos captados por cámaras de la zona. Los principales responsables ya estarían identificados, y se ha detenido a un total de 6 personas, de las cuales tres permanecen en prisión.

Diversas asociaciones convocaron una marcha con el lema “Ante el odio y la violencia, no muestres indiferencia”.

Más de mil personas marcharon esta tarde por las calles de A Coruña para expresar su “grito de rabia” contra la violencia LGTBIfóbica, y reclamar una vez más “justicia” para Samuel. Bajo el lema “Ante el odio y la violencia, no muestres indiferencia” se convocó una gran manifestación que partió desde la Plaza de la Palloza y terminó en la Plaza de María Pita, ante la sede del gobierno local.

Los asistentes corearon diferentes consignas, tales como “No son muertes, son asesinatos” o “Si tocan a une, nos tocan a todes (Si tocan a uno, nos tocan a todos)”. También mostraron pancartas que rezan “A Coruña contra la homofobia” o “Por aquellos que ya no pueden luchar”. En declaraciones a la prensa, la secretaria de Les Coruña, Begoña Lourido, mostró su “apoyo” a la familia de Samuel y demandó “respeto” para el colectivo.

“Queremos reivindicar el respeto, que cambien las leyes, porque esto es inconcebible, injustificable e intolerable”, recalcó. A la llegada a la Plaza de María Pita se produjo un pequeño incidente, cuando un hombre se dirigió a los participantes en actitud provocadora y tuvo que ser retirado por dos policías.