El pretendiente más indeseable de ‘First Dates’, capaz de hacer un simpa en el plató-restaurante

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos conocido a un padre que ha roto todos los esquemas del programa —y que ha sido aplaudido en las redes sociales—… o un pretendiente que fue al programa porque quería salir de la friendzone… y acabó haciéndole ESTO a su pretendienta.

Pero el programa sigue sorprendiendo… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Y gran parte del éxito se debe al equipo del programa, empezando por el presentador, Carlos Sobera, los ya míticos camareros… e incluso su voz en offpero también por supuesto a los pretendientes, que nunca dejarán de maravillarnos.

Y es que hemos conocido a uno de los personajes más peculiares que han pasado por el restaurante de First Dates. Para empezar por su nombre —Felipe Napoleón—, que por lo visto tiene su origen en la época hippie de su padre, aficionado al fumeteo y al LSD. Pero también porque no le duelen prendas al definirse como vago, muy tacaño y poco cariñoso.

Cuando llegó al restaurante, Napoleón no tenía claro si podría conquistar a su cita… pero es que parecía que estaba haciendo todo lo posible para que Ann, su cita, saliera espantada.

Se definió como tan vago que ni siquiera se molesta en bajar a comprar tabaco, se lo tienen que tirar por la ventana, y por no lavar los platos se llega a beber las cervezas en flaneras de aluminio. Y por lo visto es tan tacaño que si se le rompe una cosa en su casa, pues no pasa nada, él no va a comprar otra. Tanto es así, que en las redes no les habría extrañado nada que se marchara haciendo un sinpa

Además, asegura que lleva ocho años sin hablar con una mujer

Napoleón le ha contado a Ann una historia de su juventud que la ha dejado pegada a la silla. Le ha dicho que antes de casarse, en sus años de noviazgo, durante los veranos tenían un pacto no escrito y se separaban. Él era un experto en la ruta del bacalao y como era “guapete” triunfaba entre las chicas; “todos los caminos conducían a mi chorra“, le ha soltado convencido.

Ann al menos se lo ha tomado a guasa: “debe tener una chorra de oro“, ha dicho entre risas. Pero lógicamente al final la cita ha sido un auténtico desastre.

En las redes, al menos, lo han gozado:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que también hemos conocido a la concursante más estricta de First Dates… y en las redes se han organizado para darle una nueva oportunidad a su sufrido pretendiente.