El presidente de Islandia quiere prohibir la pizza con piña en su país

Lo que se le puede o no poner a una pizza está tan abierto a debate como lo que se le puede poner a un bocadillo: a lo largo de los años hemos visto cómo sobre la masa de la pizza se ponían incontables ingredientes distintos, algunos muy afortunados y otros no tanto. Desde la pizza con patatas fritas a la que lleva palmito o espárragos blancos recién salidos de la lata, hemos llegado a ver todo tipo de cosas que ponen a prueba nuestra imaginación —y estómagos.

Sin embargo, ningún ingrediente divide tanto a familiares, amigos, compañeros de trabajo… como la piña. La pizza hawaiana con jamón y piña es para muchos un crimen, especialmente porque no es una ocurrencia aislada sino que se considera una de las pizzas clásicas que se puede encontrar en cualquier sitio —excepto Italia. Y es además la protagonista de nuestra historia de hoy.

Y es que el propio presidente de Islandia ha querido tomar cartas en el asunto… con esta declaración en su perfil oficial de Facebook:

“Me gustan las piñas, pero no en la pizza. No tengo el poder para crear leyes que prohiban a la gente poner piña en sus pizzas. Me alegro de no tener tanto poder. Los presidentes no deberían tener un poder ilimitado. No me gustaría estar en este puesto si pudiera aprobar leyes que prohiban las cosas que detesto. No me gustaría vivir en un país así. Para pizzas, recomiendo ponerles marisco.”

En las redes, cómo no, se pueden leer opiniones para todos los gustos:

En fin, ¿qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que la gente está compartiendo en las redes sociales imágenes de sus pizzas de Telepizza & Kit Kat y todos estamos flipando.