web analytics

El hijo de Carmen Sevilla ha confirmado que los malos augurios son ciertos

Augusto Algueró confesó cómo se encuentra la artista.

Carmen Sevilla vive los últimos días de su vida en una residencia de Aravaca, en Madrid. Allí ingresó en 2015 después de que se le diagnosticara alzhéimer. En el centro se encuentra muy cuidada, y recibe todo tipo de cuidados para conseguir que su estancia sea lo más agradable posible.

La mítica actriz cumplió recientemente 91 años. Fue una de las primeras artistas españolas en cruzar el océano Atlántico para llegar a Hollywood, junto con su amiga Sara Montiel. Sin embargo, su carrera no terminó de cuajar allí y se quedó en España.

Aquí se convirtió en uno de los rostros más queridos, y presentó durante muchos años el programa Cine de barrio en TVE. Sin embargo, su talento y su carrera se vieron mermados hace una década, cuando le diagnosticaron alzhéimer.

La despedida de Carmen Sevilla fue la más triste de la televisión. Desde entonces permanece en una suerte de olvido mediático. Recientemente, su hijo, Augusto Algueró, confesó cómo se encuentra la artista en la actualidad y cómo es su estado de salud.

“Estable y tranquilita”.

Desde 2011 Carmen Sevilla padece alzhéimer y tan solo la visitan dos personas. Su hijo Augusto no pierde oportunidad de ir a verla y hacerla compañía. Durante todo este tiempo no ha dejado de estar arropada por los familiares más cercanos.

La artista sigue luchando contra su enfermedad: “Está estable, tranquilita y muy cuidada. Sin sufrir ningún dolor, pero muy mayorcita”, afirmó Augusto. La rutina diaria de ejercicios es lo más importante para la estabilidad de Carmen Sevilla, según relató su hijo.

Él es la única persona que tiene contacto directo con los profesionales sanitarios que atienden a su madre, y está constantemente a su lado. La artista ejercita los músculos y pasa sus ratos libres en el jardín de la residencia. Augusto agradeció públicamente todo lo que hacen los sanitarios por cuidar a su madre: “He tenido un contacto cercano y directo con la residencia en la que se encuentra y la están cuidando muy bien”, dijo.

Además de su hijo, fruto de su primer matrimonio con el compositor Augusto Algueró, la visita otra persona de su grupo de amistades: Moncho Ferrer. El resto de sus antiguos amigos no tiene contacto directo con Carmen Sevilla según la decisión de su hijo, por recomendaciones médicas.

El filántropo Moncho Ferrer es uno de los pocos amigos de Carmen que sigue muy pendiente de su estado, y tras una reciente visita a la actriz hizo unas declaraciones sobre el estado de su amiga: “Carmen está como siempre, en una situación estable, pero bien, tiene el corazón muy fuerte, pero está delicada”, explicó.

Me he emocionado, cuando le he dado las rosas le he cantado un trocito de Violetas imperiales… es muy auténtica”, dijo ante los micrófonos de Socialité. “Todas las semanas viene, yo también, desde hace cinco años, se da las circunstancias que Carmen era vecina mía. Cuando ella estaba en casa cada dos por tres me llamaba. Me he sentido muy feliz”.

Ferrer fue claro sobre el estado en el que encontró a Carmen: “Se supone que lo recuerda, no lo puedo responder, se supone que sí que tiene recuerdos, hay que ser sinceros y no contar mentiras.” “Está delicada de salud y se le dan todos los recursos que son necesarios. Está llena de cariño, tiene muchas flores”, aclaró a los medios de comunicación.

“Ella recuerda, me reconoce, me coge la mano de una manera especial, responde con cariño, yo la quiero mucho, muchos años juntos”, dijo Moncho Ferrer.

El hijo de Carmen Sevilla se pronuncia.

Hace algunos meses, Augusto habló de la evolución del alzhéimer en su madre: “De salud está prácticamente como siempre. No mejora, pero tampoco empeora”, dijo en una entrevista. Sin duda lo más duro para el hijo de la tonadillera es “ver cómo de repente se va mermando su memoria y su personalidad”.

El hijo de Carmen Sevilla también señaló que la pandemia les condicionó mucho. “Con el covid todo es más difícil. La residencia se ha blindado y las visitas son muy reducidas y en condiciones excepcionales”, dijo. El alzhéimer es una terrible enfermedad neurodegenerativa que afecta a alrededor de 800.000 personas en España.