in , ,

El guiño oculto a Cataluña en el nuevo anuncio de Lotería

El verano no empieza hasta el posado en bikini de Ana Obregón, y las Navidades no empiezan hasta que no emiten el anuncio de la Lotería. Por fin tenemos con nosotros el esperado anuncio de este año, un tour de force de 20 minutos dirigido por Alejandro Amenabar que, en esta ocasión, cuenta la historia de una extraterrestre llamada Danielle que aterriza en nuestro planeta para hacer cola en Doña Manolita. Bueno, no es exactamente eso… pero parecido.

El director explicó en una reciente rueda de prensa que “el reto era conjugar una visión cotidiana y jugar con cosas muy de la Tierra y elementos mágicos y extraterrestres“. Según Amenabar, el corto “lo que viene a decir es que la mayor suerte a lo mejor es encontrarse con un elemento que no tiene que ver necesariamente con ganar la lotería, sino que puede ser compartirlo con alguien“. El que no se consuela es porque no quiere, ¿no? Pero en las redes sociales se han fijado en un detalle inesperado del cortometraje.

Y es que en un momento dado puede verse un “tió de Nadal“, o “tronco de Navidad, en el salón de Daniel. Un elemento de la mitología catalana y aragonesa que no estaría fuera de lugar en una historia ambientada en Cataluña, Andorra y algunas comarcas de Aragón —en las que se conoce como “la toza” o “tronca de Navidad“.

La variante más extendida consiste en tomar un tronco, leño o rama gruesa —normalmente al inicio del Adviento—, dejarle comida cada noche, y taparle con una manta para que no pase frío. Al llegar Nochebuena, los niños de la casa lo golpean con bastones mientras cantan, para que defeque —sí— regalos y dulces por debajo de la manta el 25 de diciembre. El extremo visible del tronco suele decorarse con barretina y una cara sonriente.

Lo curioso es que el anuncio transcurre en Madrid, por lo que han aparecido interpretaciones de lo más variopintas: desde que es un homenaje de Amenabar a Cataluña, a que Daniel o algún compañero de piso con catalanes. O, hilando muy fino, que la extraterrestre hizo una parada en Barcelona para tomarse un café y quedó prendada de esta bonita, y poco conocida, tradición.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Los 13 chistacos más cabronazos de la noche

Un niño de 12 años hace una figura de Lego tan genial, que los 150.000 retuits no son para menos