El emotiva mensaje de Adela González tras perder a su hija de ocho años

Adela González luchó al lado de su hija hasta el final

Adela González, nacida en Lasarte-Oria, Guipúzcoa, en 1973, es una periodista y presentadora de televisión española. Cuenta con una dilatada carrera profesional: se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra en 1996, y sus inicios profesionales fueron en la redacción de informativos de Radio Euskadi.

No fue hasta que aterrizó en Sálvame en febrero de 2022, como nueva presentadora del formato estrella de La fábrica de la tele, que su popularidad se disparó entre el gran público. Sin embargo, todavía hay muchos detalles de su vida privada desconocidos para la opinión pública. Uno de ellos, bastante trágico.

El 29 de mayo del año pasado, se supo que Adela González había sufrido la pérdida de su hija, una niña de ocho años, que falleció a consecuencia del cáncer que padecía. Ella misma quien anunció la terrible noticia a través de su cuenta de Twitter.

“Estamos abrumados por tantas muestras de cariño ante la pérdida de nuestra niña, nuestra sirenita. Queremos agradecer a todos los espectadores que me han enviado su cariño porque, después de tanto tiempo, me consideran parte de su familia”, expresó, muy afligida, la periodista.

Además, aprovechó para dar las gracias por el apoyo que había recibido de parte de sus compañeros, amigos y demás seres queridos: “Nuestro dolor infinito se mitiga con ese aliento cercano”, dijo. Con el tiempo se ha comprobado que ella prefiere sobrellevar este amargo aniversario desde la intimidad de su hogar, apoyándose en su familia.

De momento, la presentadora de Sálvame no ha hecho alusión alguna a la trágica efeméride, aunque lo cierto es que nunca ha declinado referirse públicamente a la muerte de su hija. Cuando se reincorporó a su puesto de trabajo en televisión, ocho meses después del fallecimiento de la pequeña, se pronunció sobre este delicado asunto en una entrevista.

En ella explicó que esperaba poder dar visibilidad a su tragedia para concienciar a la sociedad acerca de la importante labor de los médicos y demás personal sanitario: “Detrás de mi hija, que ha sido más conocida, vamos a decirlo así, hay tantas y tantas familias que pasan eso cada día y que se vieron reflejadas con esa carta… Necesitaba hacerlo. Sobre todo, por el reconocimiento a todos esos profesionales que se deja la vida por nuestros niños”, dijo.

En el mismo reportaje indicó que su trabajo en televisión es lo que más la ayuda a seguir adelante tras el duro golpe que le tocó vivir: “El duelo va a estar siempre ahí, pero el trabajo, ahora mismo, me permite tener la cabeza muy ocupada. Obviamente mi familia, que está ahí, también me ayuda. Pero esa cicatriz la voy a tener siempre”, dijo.

Una nueva tragedia.

En los últimos días,  Adela González ha vuelto a abandonar el tono jocoso que tiene en Sálvame para dar la noticia de la muerte de un vecino suyo muy querido. Adela publicó un sentido mensaje sobre Julio, recientemente fallecido y con al que tenía un cariño especial. “Se me ha roto el corazón”, llegó a escribir.

“Hoy ha fallecido un vecino mío de Bilbao. Se llamaba Julio, 65 años. No han puesto sala de visitas en el tanatorio porque no tenía familia. Se me ha roto el corazón. Era una persona muy especial y muy cariñosa con todos los vecinos, sobre todo con mis hijos. (Mini hilo)”.

“Vivía con su madre, también fallecida hace poco, en un piso muy, pero que muy modesto. Cada Halloween abrían su puerta cuando los niños, junto a todos sus amigos, pedían caramelos…y siempre tenían algo. Cada Navidad metían en el buzón una felicitación con un número de la Lotería del Niño y el deseo de una buena vida, de salud… Nosotros les preparábamos un bizcocho casero. Los niños les daban un beso y Julio y su madre, sonreían con la ternura propia del corazón”, recordó Adela.

“A veces, sonaba el timbre de la puerta por la noche. Julio no sabía cómo sintonizar los canales en la tdt. Y bajábamos a ayudar”, siguió contando la periodista, llenando de recuerdos su perfil de Twitter. “Julio siempre con un comentario cariñoso. Te he visto en la tele. Qué tal la niña. Me duele la pierna, viene mal tiempo…con su voz ligeramente aflautada y una sonrisa”.

Sin embargo, “Julio se ha ido solo, sin nadie que le haya puesto unas flores de despedida. Sé que ahora mismo estás repartiendo caramelos y sonrisas. Aquí te envío la mía”, concluyó la periodista, añadiendo una rosa roja a esta última publicación.

Su cuenta se llenó de miles de muestras de ánimo y de cariño hacia la periodista. Y, como a veces pasa en estos casos, la magia de Twitter funcionó y después de la publicación de este mini hilo de Adela, una amiga de Julio quiso contactar con la periodista para explicarle algo:

“Me ha contado que en sus últimos días estuvo con él y q un pequeño grupo de amigos sí pudieron despedirle, corrigiendo la info inicial q m había dado un vecino. La semana q viene habrá un funeral. Reconforta”.