El economista que anticipó la crisis de 2008 vaticina ahora lo que ocurrirá en España en octubre o septiembre, y no es bueno

Son muchos los que presentan especial atención a las opiniones del economista Santiago Niño Becerra. Y no es para menos.

5ed7a73f220000ca20829e81

Su pasado lo avala: vio venir la crisis del 2008 mucho antes que la mayoría. En 2006, anticipó que se desencadenaría un tsunami económico y social debido a las “elevadas tasas de endeudamiento”.

Posteriormente, cuando la crisis ya era una realidad y muchos creían que en 2010 se saldría del túnel, volvió a acertar al asegurar que el mundo no saldría de la recesión hasta 2015. Según el experto, además, España no lo haría hasta 2018.

Después de la explosión de la crisis del coronavirus, Niño Becerra advirtió de que la recesión que viene no es comparable a nada que haya vivido nadie. Apuntó que el parón absoluto que se ha vivido sólo podía equipararse a lo que sucedió en esas crisis agrarias, la última de las cuales tuvo lugar entre 1785 y 1786.

Ahora, ha dado más detalles sobre lo que, en su opinión, va a ocurrir a nivel económico en España en los próximos meses.

“Pienso que la salida será siguiendo la forma del logo de Nike. Eso quiere decir que va a seguir una senda ascendente muy suave, y de inclinación variable según la situación de las diferentes economías”, avisó en una entrevista en el diario ABC.

El experto aseguró, además, que bajo su punto de vista España va a ser rescatada en septiembre u octubre. Pero matizó que no lo llamarán así ni vendrán los hombres de negro. “Pero con las cifras que para entonces mostrará España la única vía que quedará será esa”, anticipó.

Niño Becerra recordó que España “ya estaba muy mal cuando el virus llegó”, por lo que las consecuencias del virus van a influir más negativamente en este país. Y subrayó que las confrontaciones políticas no ayudarán en absoluto.

Por último, sobre la derogación de la reforma laboral, aseguró que es lo que se necesita desde la perspectiva de los trabajadores porque esa legislación “crea inseguridad”. “El problema es que sólo a través de la vía laboral es como España obtiene competitividad, ya que su productividad es baja debido a que en escasos sectores es rentable realizar inversiones suficientes para mejorarla”, explicó.