El disparate de Paz Padilla en ‘Cuarto Milenio’: siguió una peligrosa terapia para superar la muerte de su marido

Varias personas han muerto al abandonar sus tratamientos por esta terapia.

Los últimos meses de Paz Padilla han sido, sin duda, complicados. Han estado marcados por la pérdida de su marido, su madre y su suegra con muy poco tiempo de diferencia. La televisiva ha encontrado algo de felicidad al volver al trabajo que más alegrías le ha dado en los últimos años, su faceta como colaboradora en diversos programas de Telecinco.

Además, está de estreno: Paz Padilla fue a presentar su libro El Humor de Vida a Cuarto Milenio. En su paso por el programa, la presentadora también repasó esos acontecimientos recientes que tanto le han marcado, concretamente la muerte de su marido que falleció con 53 años a causa de un cáncer.

Sin embargo, el público no ha pasado por algo algunos de los detalles que dio la andaluza cuando explicó las técnicas y terapias que utilizó para sobrellevar la tragedia. De hecho, han causado bastante revuelo en las redes sociales.

“Mi amiga es biodescodificadora, algo maravillo que aconsejo a todo el mundo. Son personas que estudian las emociones porque la emoción es algo que no sabemos controlar ni entender. Tampoco gestionarla. Entendemos muy bien el odio, la rabia, la envidia, pero las emociones como la tristeza o el amor no”, aseguró Padilla. Esto le ha valido las críticas por abrazar teorías pseudocientíficas, y al programa —una vez más— por servir de altavoz a las mismas.

En su relato, contó como su amiga también ayudó a su marido a aceptar su propia muerte: “Primero intentó ayudarle para que supiera de dónde le venía todo ese sufrimiento que el tenía. Yo sé que le enfermó el estrés, porque bajó el sistema inmunológico”, dijo. “Ella le ayudó a entender las emociones, a soltar lastre, a los problemas de la madre, de su hija, del trabajo. A aceptar su paso por la vida y la muerte como una forma placentera”, continuó la gaditana.

Según la presentadora de Sálvame, esto también le fue muy útil a ella para aceptar y superar la muerte de su marido. Lo hizo de manera sosegada y desde el amor: “Al principio me chocaba, pero luego entendí que también sentí esa sensación de amor. Entendí que el había cumplido su etapa, había venido aquí, había hecho lo que tenía que hacer y ahora tenía que continuar su viaje”, confesó.

Uno de los momentos más polémicos en las redes fue cuando el programa mostró un rótulo en el que se podía leer: “La biodescodificación es una rama de la medicina alternativa que intenta encontrar el origen o el significado emocional de las enfermedades”.

Así, el propio Iker Jiménez recibió numerosas críticas de expertos negando que hubiera evidencia científica. Algunos de ellos incluso argumentaron que estas terapias pueden ser perjudiciales para los enfermos:

“La biodescodoficación no está probada y además hay mucha evidencia científica que demuestra que es falsa. Las enfermedades como el cáncer no tienen un origen o significado emocional, y esta prácticas pueden derivar en que el paciente se culpe a él o su familia por la enfermedad”, aseguró en su cuenta de Twitter un neurólogo llamado Pablo Barrecheguren.

Azucena Martín, biotecnóloga y divulgadora científica, fue otra experta que no dudó en criticar la información que estaba dando el programa: “Es bastante peligroso que alguien con su influencia dé validez a cualquier terapia sin evidencia científica. Pero lo es mucho más que se le dé un altavoz tan grande como la televisión. Y, por desgracia, no solo ha hablando de estas terapias en su libro. También en programas como Sálvame, donde ella trabaja, o en la última emisión de Cuarto Milenio”, escribió en Hipertextual.

Hay que señalar también que esa “ayuda” de la biodescodificación ha causado ya varias muertes en personas que, confiando en esta terapia, abandonaron el tratamiento médico que tenían prescrito. Aunque no fue este el caso del esposo de Paz Padilla.

El creador de esta presunta terapia que no cuenta con ningún respaldo científico, Claude Sabbah, ya tiene varias condenas por incitar el abandono de tratamientos médicos probados.

Y tú, ¿qué opinas?