El dialecto de los gatos, al descubierto en un estudio universitario

La mujer que hablaba con los gatos, podría haberse llamado este artículo. Aunque es cierto que ya conocemos a mucha gente que habla con sus gatos —e incluso alguna que otra que piensa que le entienden perfectamente—, ninguna está inmersa en un estudio científico de cinco años como nuestra protagonista, Susanne Schötz.

Como cuentan en este artículo de La Vanguardia, Susanne Schötz está realizando un estudio llamado Melodía en la comunicación entre humanos y gatos. Su objetivo es el siguiente: “Queremos saber en qué medida los gatos domésticos se ven influidos por la lengua y dialecto que los seres humanos utilizan para hablar con ellos, porque parece que los gatos utilizan ligeramente diferentes dialectos en los sonidos que producen“.

img_jelcacho_20160314-090342_imagenes_lv_propias_jelcacho_a_gat0-kIGB-U404190432331B-992x558@LaVanguardia-Web

En este proyecto vamos a utilizar el análisis fonético para comparar los sonidos de gato en dos áreas dialectales en Suecia: Estocolmo en la parte central del país, y Lund en el sur“, cuenta Schötz. Se tendrán en cuenta detalles como las diferentes entonaciones, voces y estilos de los distintos humanos cuando se dirigen a los gatos, y cómo pueden varias las vocalizaciones de los gatos cuando están en presencia de los humanos.

¿Para qué sirve todo esto?, os estaréis preguntando. Pues es importante porque puede cambiar la manera en la que nos comunicamos con los gatos en nuestras casas, hospitales o centros de acogida de animales. Se pueden conseguir muchos beneficios si se entiende mejor a los gatos que, por ejemplo, se usan como terapia o como acompañantes en instituciones como las residencias de ancianos.



Y es que desde su domesticación hace unos 10.000 años, los gatos han aprendido a comunicarse con los humanos a través tanto de señales visuales como vocales. Entre las distintas razas de gatos hay diferencias: los siameses y birmanos entre los gatos considerados más habladores.

Los expertos ya habían descubierto que los gatos domésticos han desarrollado vocalizaciones diferentes a las que encontramos en especies de gatos salvajes.