El desgarrador relato de Mila Ximénez sobre su cáncer en Sálvame Deluxe: “Tengo metástasis”

Mila Ximénez volvió a aparecer en televisión después de su confesión sobre que padece un cáncer de pulmón, y lo hizo en su programa: “Sálvame Deluxe”, la colaboradora acudió al programa para reencontrarse con amigos y compañeros y explicar como está afrontando esta dura enfermedad: “Pensé que era una lesión, nunca imaginé que tendría cáncer”, empezó explicando.

Mila asegura que la oncóloga la “pilló muy a tiempo”, pero aún así, tiene por delante una larga y dura lucha con un tratamiento a base de quimioterapia y radioterapia. Su tumor, no está localizado y la metástasis ha llegado a otros órganos: “Me dijo que era un tumor en el pulmón con metástasis, ahí me cagué. Está en los pulmones, en el hígado y en más partes”, siguió relatando rota de dolor.

Aún así, la colaboradora piensa que va a salir de esta: “Los médicos me han explicado que cuando un cáncer está localizado se le dispara y punto, pero a este no se le puede disparar”, explicó.

Por eso, el objetivo de los especialistas está siendo “adormecer” el cáncer para evitar que siga propagándose: “Me dijo que si no lo tienes en la cabeza todo va bien, y si no lo tienes en los huesos también. Lo van a dormir para evitar que ramifique más. Una zona está más complicada, pero a esa zona la estamos quemando. Se ha cogido a tiempo, si logramos que se duerma todo irá bien”, detalló antes de aclarar que “el del pulmón no era el peor”“Le pregunté si me moría y ella me dijo: ‘De esto no creo”.

mila ximenez

Mila anunció que volvería a trabajar en septiembre ya que se siente fuerte y muy arropada: “No he estado ni un minuto sola desde que supe que tenía cáncer… Para mí era muy complicado decir tengo un cáncer (…). He pasado baches emocionales mucho más jodidos que esto, y esto me va a servir para algo”, declaró.

“Ha sido un golpe gordo y un tropezón, pero hay formas de resolverlo. Tenía dos opciones: lo que he hecho toda mi vida cuando me he pegado una hostia, que es levantarme y decir es lo que hay, o quedarme en casa, pero entendí que es una guerra más. En mi vida he pasado de todo”, confesó Mila, incapaz eso sí de entender la situación. “No lo he entendido, he llorado, he gritado, he tenido miedo, me he despertado por la noche sudando y me he preguntando que ahora qué”.

Para Mila lo más complicado fue decírselo a su familia: “Me costó contárselo a Alba, lo último que quería era joderle la vida. Se lo dije una semana después. Se enfadó cuando se lo conté pero me dijo: ‘Tienes que hacer lo que sea, porque a mí me haces muchísima falta’. Con más de treinta y me dijo eso. Yo le respondí: ‘No te voy a fallar, pero ni de coña”, confesó. “Me he pasado la vida protegiéndola, pero cuando se lo dije hubo un silencio que jamás olvidaré. Su vida se ha tambaleado, la desequilibré”, dijo entre un mar de lágrimas.