El descubrimiento capaz de reducir de 50 a 90% el consumo de agua que “nadie” quiere dar a conocer

Os vamos contar la increíble historia de Sergio Jesús Rico Velasco, un ingeniero del Instituto Politécnico Nacional —IPN— que el año pasado fue nombrado la mente científica más brillante de México, según la revista Discovery. Este reconocimiento le ha llegado por haber creado algo que ha llamado “silos de agua“,  que no es otra cosa que una revolucionaria tecnología con la que sería capaz de reducir en un 50-90% el consumo del líquido en la agricultura. Pero como ocurre con muchas otras ideas revolucionarias, a nadie pare “interesarle” su idea. ¿Os imagináis por qué?

silos de agua

La aplicación de estos “silos de agua“, que consisten en un polímero de acrilato de potasio biodegradable, es simple: se entierran en la tierra a la altura de la raíz y cuando llueve el agua se vuelve sólida, es decir, evitaría que el líquido se filtrara o se evaporara. De esta forma, el agua permanecería así mientras es consumida por la planta según la va necesitando. Cuando se acaba la humedad del polímero, éste vuelve a hacerse polvo, pero si llueve vuelve otra vez a encapsular el agua, y además puede mantenerse funcionando de esta manera en la tierra por un lapso de ocho a 10 años.

Este empleo de la lluvia sólida a través de “silos de agua” sería algo único, y de importancia singular, ya que además de aprovechar mejor el agua, permitiría almacenar líquido en todo tipo de recipientes en ausencia de lluvia, sin que eso signifique se altere el PH, las sales o los nutrientes. Una verdadera revolución.

lluvia solida

Rico Velasco ha recibido muchos reconocimientos, como el que os contamos antes, y diplomas por parte de diversas instituciones por su contribución al mejoramiento de la agricultura, e incluso ha sido reconocido por la Secretaría de la Defensa en México, ya que su invento también ayudaría a detener los incendios forestales sin riesgo para los humanos.

Sin embargo, como en el caso de otros inventos revolucionarios, no ha existido un incentivo por parte de su gobierno u otros para promover la iniciativa y Rico Velasco ha tenido que iniciar la distribución de “lluvia sólida” de forma independiente, teniendo un impacto mucho menos del esperado. Mucha gente considera que sería una buena alternativa para los países o regiones con poca agua, mientras otros intereses podrían oponerse a que soluciones de este tipo se aplicaran a nivel global —recordemos que hay gente poderosa que ha llegado a proponer privatizar el acceso al agua.

¿Qué os parece a vosotros?