El agua de una piscina de los Juegos Olímpicos se ha vuelto verde de la noche a la mañana… y la razón es asquerosa

Se ha convertido en una de las polémicas más comentadas a lo largo de los últimos días: el agua de la piscina de saltos de trampolín de los Juegos de Río ha pasado tener el habitual color azul claro… a un verde turbio que no inspira mucha confianza.

giphy

Los portavoces del comité de organización de los Juegos no dieron mucha confianza cuando el mismo martes en el que había ocurrido la transformación, no supieron explicar a qué se debía. Eso sí, aseguraron que los análisis hechos hasta el momento confirmaban que “no hay ningún riesgo para la salud de los atletas.

Estamos investigando para determinar las causas de lo ocurrido, pero nos alegra informar de que la competición ha terminado con éxito“, dijo Simon Langford. Otro portavoz, Mario Andrada, fue más sincero al reconocer directamente: “No sabemos por qué se ha puesto verde“.

Lo más llamativo es que el agua de la piscina que está justo al lado, en el mismo recinto, permanece azul.

La piscina de saltos era así el lunes, solamente un día antes:

1470812789_613295_1470815799_sumario_normal

Y el martes amaneció con este nuevo color —la foto está tomada del otro lado de las gradas:

1470812789_613295_1470814167_sumario_normal

Después de la polémica, especialmente en las redes sociales donde la imagen se viralizó rápidamente, a la organización no le quedó más remedio que publicar un comunicado en el que aseguraba que se toman muy en serio “asegurar la alta calidad de las instalaciones, pero no respondieron a las preguntas de la prensa después de la prueba en esa piscina.

“Ermmm… ¿qué ha pasado?”

Parece que un portavoz ha querido tirar de la manta y ha declarado que el color verde se debe a una “disminución repentina de la alcalinidad en el agua de la piscina, que aparentemente habría hecho florecer las algas. El descenso de la alcalinidad se habría debido al “aumento del uso de la piscina en las últimas semanas“.

Otras fuentes están de acuerdo con este diagnóstico, añadiendo que el calor también tendría la culpa del aumento repentino de las algas. De acuerdo con la CNN, “el tono verde que se ha visto en el agua se debe a la proliferación de algas causada por el calor y la falta de viento en el recinto“.

“Portavoz de Rio 2016: “El descenso repentino de la alcalinidad de la piscina” causó el cambio de color ayer.”

Por lo visto, no ocurre solo en esta piscina. Las de waterpolo y natación sincronizada han experimentado el mismo fenómeno. Pero desde la organización insisten en que todo está “dentro de los niveles requeridos.

El cambio de color, en cualquier caso, ha dado pie a todo tipo de coñas con el hashtag #GreenPool —”piscina verde“—, porque Internet es Internet:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

PORTADA1-1

Hablando de piscinas: a simple vista esta es una piscina común y corriente, pero cuando se desborde quedarás asombrado.