Diagnostican cáncer de pulmón terminal a una pareja de no fumadores con 5 meses de diferencia

Graham y Mery Brooke-Smith, una pareja de Nueva Zelanda y padres de dos niños, no fumadores ambos, han sido diagnosticados de cáncer de pulmón terminal con meses de diferencia.

Graham fue diagnosticado con esta enfermedad en etapa 4, fase de cáncer avanzado o metastásico, el pasado mes de enero, una vez que ya se había extendido a la columna vertebral. Y tan solo cinco meses después, a Mery le diagnosticaron cáncer de pulmón en la misma etapa 4, también expandido a la columna y, en su caso, además al fémur, algo que requiere cirugía.

La pareja, que carece de seguro médico, necesita un tratamiento de casi 200.000 euros para tratar a ambos los primeros seis meses, con el que poder ampliar su esperanza de vida. «Con solo la quimioterapia, esperamos dos años. Con todo el tratamiento, podemos durar cuatro años o más», explicó Graham al medio neozelandés Stuff.

«Estaba bastante estoico cuando nos enteramos de mi cáncer, sabía que los niños tendrían a su madre cerca al menos. Pensé que no era tan terrible». Nos preparamos para ello, hicimos planes. Luego, todo se puso feo cuando Mery fue diagnosticada. Fue entonces cuando lloré, eso me dolió mucho porque nuestros niños iban a quedar huérfanos. Un cáncer está bien, pero cuando ataca dos veces, exactamente del mismo tipo y terminal, es muy difícil», añadió el padre de familia desolado.

El matrimonio ya ha hecho todas las gestiones necesarias para que sus hijos sean adoptados por un amigo de la familia cuando fallezcan.

La familia ha lanzado una campaña de ‘crowdfunding’ llamada ‘Give A Little’ (‘Dar un poco’), exponiendo su terrible caso y pidiendo financiación para pagar sus necesarios tratamientos para poder estar al lado de sus hijos el mayor tiempo posible. Campaña que ha tenido mucho éxito en su país.

Hasta la semana pasada se había alcanzado ya un poco más de 300.000 euros, teniendo como objetivo 315.000, que según los organizadores es suficiente para cubrir el primer año de tratamiento de ambos y también los costos anticipados del segundo año.

Sorprendidos y agradecidos por la gran cantidad de apoyo recibido, Mery se ha operado con éxito de la cirugía que necesitaba para reforzar el fémur afectado por el cáncer y comenzará tratamientos de quimioterapia e inmunoterapia, igual que su marido.