Después de trollear a TripAdvisor, el dueño de un restaurante se hace famoso por sus contestaciones a los clientes descontentos

Hace poco conocimos a aquella trabajadora de una pensión situada en Zaragoza que se convirtió un fenómeno viral por su honestidad brutal… y por tener la mecha muy corta a la hora de contestar las peores valoraciones de sus clientes. O el penúltimo ejemplo que conquistó las redes: el del Hotel Restaurante Landaben, de Pamplona, que lo petó gracias a la respuesta que dio a un supuesto cliente que se quejó en Google de que “la cama supletoria no tenía un colchón adecuado”.

Ahora le toca el turno a La Encantaria, un pequeño restaurante con espíritu rockero que desde hace algunos años, se ha hecho un hueco en la oferta gastronómica de Zaragoza. Su dueño, el peculiar Joan Rosell, dirige el local entre calaveras, bolas de cristal y búhos.

Y su buen hacer en cocina le valió para que TripAdvisor le concediese el certificado de excelencia gracias a las críticas positivas de los comensales. Pero no todo el monte es orégano con la famosa web de recomendaciones…

Y es que el bueno de Joan no lleva del todo bien las críticas que algunos clientes le han dedicado a lo largo de los últimos meses. Y eso que el restaurante cuenta actualmente con un total de 145 opiniones, de las cuales 92 lo consideran un lugar excelente para ir a comer, mientras que otras 33 lo tildan de muy bueno.

Pero claro, siempre hay clientes que no salen del todo satisfechos, y eso es algo que Joan no termina de encajar. Como muestra, un botón:

Lo más celebrado fue cuando, a pesar de las buenas calificaciones, desapareció del “top ten” de TripAdvisor, y Joan decidió cobrarse su particular venganza: cogió el certificado de excelencia que le otorgaron en 2015, y lo pegó en la tapa del váter del restaurante.

“Detallazo para la web”, escribió.

Desde entonces, se ha convertido en un auténtico troll que entra al trapo ante las malas críticas de sus clientes. Así, La Encantaria forma parte de la historia de Internet por las particulares formas de su chef.

Y como suele ocurrir en estos casos, son muchos los que acuden al restaurante más atraídos por la fama de troll de su cocinero que por sus dotes culinarias.

“Como habíamos visto las respuestas de la dirección a todas las críticas malas que se ponían en TripAdvisor, nos pareció que era un cocinero muy seguro de su cocina y por tanto teníamos mucha curiosidad. Sin embargo nos defraudó el menú con unos platos bastante simples, sin mucha técnica e inundados de salsas”, escribió CAgueroM en la página,

La ira de Joan no se hizo esperar:

Pero si hay algo que le saque de quicio, es que la gente se queje por quejarse:

O que los comensales no especifiquen qué comieron:

Pero no te puedes fiar: otras veces pide a sus clientes que se curren un poquito más sus críticas.

Desde que las hazañas de Joan llegaron a Forocoches, algunos foreros se han pasado por TripAdvisor para intentar trollear al restaurante… algo que no ha pasado desapercibido por el cocinero.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.