Cuatro razones científicas por las que SIEMPRE debes mear mientras te duchas

¿Orináis mientras os ducháis? ¿No? Pues quizás deberíais empezar a hacerlo. Todavía nos acordamos de la que se lió cuando hace algún tiempo Mercedes Milá, presentadora de Gran Hermano, admitió que meaba en la ducha. Se montó un revuelo que duró semanas… ¡como si nadie lo hubiera hecho jamás!

Captura-de-pantalla-2016-06-13-a-las-20.11.12-622x326-1

Pues bien, ya no hace falta que finjas más. Compartimos unas razones de peso con las que podrás defenderte cuando reconozca que meas en la ducha, y tus interlocutores te pongan mala cara…


“¿Quieres salvar el planeta? Pues será mejor que empieces a mear en la ducha.”

1. Salva a tu planeta.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente lo deja claro: cada vez que utilizas de la cadena del váter, gastas una media de 5 litros. Y estos 5 litros representan por ejemplo el 27% del agua que se gasta en Estados Unidos al año.

2. El mejor desinfectante.

La orina es uno de los mejores desinfectantes que existen. Y no sólo limpia la herida, sino que también relaja los tejidos y alivia el dolor. Si te has hecho una herida, no te cortes, métete en la ducha y déjate llevar.

3. Protege tu piel.

La orina es muy beneficiosa para la piel, y la protege de muchas enfermedades, como la psoriasis y los eccemas. Uno de sus principales componentes es la urea, que se utiliza en muchas cremas de grandes marcas… en las que en circunstancias normales te gastarías un dineral. 

AA050490

4. ¡Fuera hongos!

En caso de padecer hongos en los pies —y si quieres evitarlos, ponte chanclas cuando uses duchas como por ejemplo las del gimnasio— un buen método es aplicarte compresas con tu propia orina por las noches.

Aunque suene bastante asqueroso, te prometemos que después de unas semanas los resultados te van a dejar con la boca abierta.

“El pie de atleta, causado por una infección de hongos en la piel del pie.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Eso sí, no os dejéis llevar demasiado… Os recordamos el caso de esta mujer que descubrió a su marido cagando en la ducha, ¡y lo contó todo en Internet!