Críticas a una mujer que decidió dar a luz en una playa sin asistencia médica

“El mundo necesita más hombres que confíen en sus mujeres y sus capacidades”.

Los partos en el agua no son nuevos. Sin embargo, la influencer Josy Peukert quiso añadir una nota más de dificultad, la de hacerlo sin asistencia médica.

No se trata de una madre primeriza, al contrario. Bodhi es ni más ni menos que el séptimo hijo de la pareja. Pero esta mamá veterana tuvo claro desde el primer momento que en esta ocasión quería un “parto libre”.

Peukert reconoció que se le “metió esta idea en la cabeza: quería dar a luz en el océano”, y por eso estuvo varias semanas estudiando “las mareas y cuando llegó el momento para dar a luz supe que la playa sería segura”.

Así, su maleta para el parto no llevaba los camisones y zapatillas de “ir por casa” que recomiendan en todos los cursos preparatorios. Ella llevaba una bolsa con toallas, gasas y un recipiente con un “tamiz para atrapar la placenta”.

El vídeo que ha publicado en su perfil de Instagram dura alrededor de 50 segundos, y en él se puede ver a Josy Peukert arrodillada en la orilla de la playa mientras sufre las contracciones. Las imágenes se cortan para mostrar de nuevo a la mamá con el recién nacido en brazos, aún con el cordón umbilical.

“Las olas tenían el mismo ritmo que las contracciones, ese flujo suave me hizo sentir muy bien”, dijo Peukert. El vídeo, como suele ocurrir, ha generado reacciones de lo más variadas. Ha habido comentarios de admiración y críticas a partes iguales.

En el post Peukert cuenta: “El mundo necesita más hombres que confíen en sus mujeres y sus capacidades y las apoyen y las amen desde el fondo de sus corazones”. Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Después del parto, la pareja condujo hasta su domicilio donde pesó al recién nacido y mamá e hijo se tumbaron en la cama. Peukert afirmó que quería evitar las experiencias del pasado “mi primer parto fue traumático en una clínica, y mi segundo parto fue en casa, pero para el tercero incluso una partera en mi casa fue demasiado”.