Confirman que el cuerpo localizado pertenece a Olivia, una de las niñas desaparecidas de Tenerife

La madre ya ha sido informada del hallazgo.

Los peores temores se han cumplido en Tenerife. La Guardia Civil ha encontrado el cuerpo sin vida de la menor Olivia Gimeno, la mayor de las dos hermanas desaparecidas desde hace más de 45 días en la isla.

Según fuentes de la investigación, el cuerpo de la menor habría sido encontrado dentro de un petate lastrado con un ancla, que ejerció de lastre. Según estas mismas fuentes, esa misma ancla lastraba además una segunda bolsa, aunque no ha trascendido el contenido.

De hecho, el ancla era uno de los elementos primordiales que se buscaban en el rastreo que desde hace más de una semana realiza en la zona un buque oceanográfico. Se había descartado ya que el padre de las menores, Tomás Gimeno, hubiera escapado del archipiélago con las menores.

La búsqueda se incrementó en intensidad el pasado martes después de que la tripulación del barco confirmara el hallazgo de una botella de buceo que pertenecía al padre de las menores, además de un edredón. Los agentes trabajaban con la tesis de que el progenitor pudo utilizar esa botella como lastre para ocultar cualquier prueba de sus hechos.

Por eso, el juez encargado del caso autorizó aumentar la presencia del buque oceanográfico varios días. En la tarde del día de hoy, el Ángeles Albariño ha hallado “restos humanos que corresponden con el cuerpo de una persona menor de edad, en el área de búsqueda que se había determinado por parte de la investigación”.

Las mismas fuentes oficiales confirmaron que los datos estaban ya puestos en conocimiento de la familia. “Los restos han sido trasladados al Instituto Anatómico y Forense en S/C de Tenerife, donde serán analizados para proceder a la identificación de los mismos”, decía el comunicado, a la espera de que los forenses realicen la identificación oficial.

Desde que arrancó la búsqueda de las menores, los agentes se centraron en los últimos puntos en los que el padre de las niñas había apagado su teléfono móvil. El barco equipado con un sonar lateral ha estado peinando la zona durante una semana, con profundidades superiores a los 1.000 metros, hasta dar con la botella de buceo empleada por Tomás Gimeno.

La tripulación y los geólogos que participaban en el operativo buscaban desde un primer momento tres objetos metálicos: un cinturón de plomos, el ancla que llevaba la barca abandonada por el padre, y la cadena que debía acompañar a esa ancla. En lugar de eso, los primeros indicios fueron una botella de buceo cargada, que pesaba aproximadamente 15 kilos, y que fue identificada por el número de serie que aparece grabado en cada una de ellas.

Beatriz Zimmerman, ya conoce la noticia.

Beatriz Zimmerman ya conoce la terrible noticia. Desde el primer momento, había intentado mantenerse optimista, aferrándose a la posibilidad de que todo fuese un plan de fuga. Su teoría era que Tomás Gimeno se había llevado a sus niñas, pero que no les había hecho daño.

Quería pensar que se había marchado a otro país, por lo que en algún momento podría recapacitar y hacer que las niñas regresasen a su hogar, donde todos las estaban esperando.

Ahora, tristemente, el hallazgo del cadaver apaga esa esperanza. Estamos ante un nuevo drama, con el sello de una atroz venganza machista.

Última hora: En la zona en la que han encontrado el cuerpo de Olivia hay un petate en el que estaría el cuerpo de Anna.