Christian Gálvez, obligado a detener ‘Pasapalabra’, se desahoga contra sus críticos

¿Tienen los famosos que aguantar todos los insultos y ataques que reciben en las redes sociales sin contestar? ¿Está mal que una celebrity se ponga al nivel de sus trolls? Dicen que “nunca hay que alimentar al troll“, y razón no les falta: se trata de personas incansables que por mucho que les digáis nunca dejará de, con perdón, dar por saco. Pero también es cierto que los famosos son humanos, y hasta el más templado tiene su particular “día de furia. Le ocurrió recientemente a Inés Arrimadas, que anunció en las redes sociales que iba a denunciar a una usuaria de Facebook que deseó que la violaran.

Y aunque no ha sido un insulto tan brutal, algo parecido le ha parecido recientemente a Christian Gálvez, uno de los rostros más conocidos de la televisión gracias a su papel como presentador de Pasapalabra. En apariencia, la vida sonríe al de Móstoles —dejando de lado aquella desagradable sorpresa playera que se encontró durante sus últimas vacaciones—. En lo profesional, las cosas parecen irle viento en popa… y en lo personal, tres cuartas partes de lo mismo: imposible olvidar la preciosa declaración de amor de Gálvez a su pareja Almudena Cid en directo.

El presentador de Pasapalabra, sin embargo, también recibe de vez en cuando su dosis de descalificaciones en las redes sociales, son mensajes absolutamente improcedentes. Hace unos días nos hacíamos eco de uno que firmaba una tuitera enfadada por el supuesto favoritismo del presentador por uno de los dos concursantes del programa:

En esa ocasión, Gálvez no hizo oídos sordos, y quiso hacer pública la falta de educación de esta internauta, compartiendo su insulto… y añadiendo un comentario lleno de ironía:

Una reacción que generó decenas de reacciones aplaudiendo su respuesta.

Pero la cosa ha ido a más: parece que en los últimos tiempos a Gálvez le persiguen las críticas en las redes sociales, y en el programa del pasado miércoles 22 de noviembre, de manera completamente inesperada, rompió la dinámica del programa para pronunciar un alegato.

Así, justo antes del rosco final, Gálvez se desahogó por las críticas que ha estado recibiendo en la prensa y en  las redes sociales, recordando las palabras de un periodista que, por lo visto, escribió que nunca sería una estrella de la televisión porque no se posicionaba

“Hace un tiempo un crítico escribió un artículo sobre por qué nunca iba a ser una estrella de la televisión como otros presentadores. Porque no me solía posicionar, ni en lo que pasa dentro ni en lo que pasa fuera de la televisión. Pues hoy lo voy a hacer.”

Y se dirigió a los dos concursantes con estas palabras:

“Hoy me voy a posicionar a favor de vosotros. Porque no hay un manual que nos diga cómo sobrevivir al éxito ni tampoco al fracaso. Ni en la televisión ni mucho menos en las redes sociales.

Seguro que después de 107 programas en el caso de Antonio, y 37 en el de Jaime, seguro que son muchas personas las que os dicen cosas bonitas y muy pocas las que os dicen estupideces. Con esto lo que quiero deciros es que, por encima de toda la envidia y todo el rencor, disfrutadlo. Vosotros dos, mejor que nadie, sabéis por qué os lo digo.”

Por cierto, hablando del tema… Silvia Jato, la mítica primera presentadora de Pasapalabra, recientemente rompió su silencio sobre el programa y le lanzó este dardo envenenado a Gálvez.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.