Cachondeo por el exceso de sinceridad de una esquela aparecida en La Vanguardia

El momento de la muerte de un familiar es siempre duro; es una situación que supone un largo periodo de dolor y pena en el entorno del fallecido. Sin embargo, hay personas se enfrentan a un asunto tan angustioso como este prefieren con un toque de humor.

De forma habitual, las esquelas suelen ser publicadas por los familiares del propio fallecido. Sin embargo, hay algunas personas que un tiempo antes de morir suelen dejar encargado a los diarios el espacio entre sus páginas, a veces para dejar algún recadito a sus herederos… o incluso en ocasiones nos encontramos con alguna que otra crítica social.

Hace poco se viralizó una esquela que era todo un ejemplo de una visión del mundo en la que la muerte no se llora… sino que se convierte en un motivo de celebración y de reunión.

Y ahora, ha corrido como la pólvora otra en la que parece que la familia del finado, en vez de elogiar su persona y logros, ha decidido no maquillar con halagos su opinión sobre el legado que deja tras de sí, aunque se trate de un último —y público— adiós.

Es el caso de los primos de un hombre de 77 años fallecido hace pocos días en Barcelona, que han publicado en la La Vanguardia una peculiar necrológica:

“Hijo de pilar y Emilio. Deja este mundo sin haber aportado nada de interés. Creyente en un Dios que espero que exista. Sus primos y demás familia lo comunican a sus amigos y conocidos, y les ruegan un recuerdo en sus oraciones.”

La esquela concluye con los datos sobre la ceremonia en el tanatorio.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.