“Bien, yo…”. La sorprendente reacción de la mujer de Santi Millán a la publicación de su video íntimo descoloca a todos

La mujer de Santi Millán da una lección al morbo generado por el video íntimo de su pareja

La filtración de un vídeo con contenido íntimo del actor Santi Millán se ha convertido en uno de los temas del momento y muchos esperaban la reacción de su mujer ante lo que podría ser una flagrante infidelidad. Sin embargo su reacción ha sorprendido a todos.

El video, cuya difusión es completamente ilegal, se ha convertido en trendic topic en Twitter que ya habría tomado medidas para frenar que sea compartido por los usuarios. Hay que recordar que hacerlo es constitutivo de delito penado con cárcel por revelación de secretos.

El actor está casado con la productora Rosa Olucha desde 2009 y tienen dos hijos en común. Todo parecía indicar que este suceso tan desagradable podría haber tenido unas consecuencias catastróficas para su futuro en común.

Santi Millán se pronunciaba en el diario ABC sobre esta filtración insistiendo en que se trata de un delito: “Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito”.

Rosa Olucha responde con elegancia y humor.

Rosa Olucha subía una ‘storie’ en su cuenta de Instagram. La productora parecía mandar un mensaje enigmático mediante la primera imagen de unas flores, orquídeas en concreto. Pero en la siguiente foto, Rosa Olucha añadía un texto en el que mostraba su gran sentido del humor: “Seres intentando descifrar qué he querido decir con esta foto”.

La mujer de Santi Millán rompía por fin su silencio de forma más explícita. La empresaria manifestaba su postura de forma mas contundente afirmado que la víctima no es ella, sino su marido.

Rosa Olucha podría haber dado a entender que mantienen una relación abierta y el único problema con lo que ha sucedido es que se ha cometido un delito. Concluye asegurando “está bien” y que muchas gracias a todos por preguntar.

“Bien, yo estoy bien. Deberíais de preguntaros cómo está él. Él es el que ha sufrido un ataque a su intimidad, que por cierto, es delito. SU intimidad. Suya y de nadie más.

Segundo, no tenéis que sentir pena ni apoyar a nadie. Yo no soy una víctima y aquí no hay ni bandos ni propiedades. Ni él es mío ni yo soy suya.

En tercero lugar, para los que no lo sepan (y ya lo siento), existen muchos tipos de familia. En la nuestra, la LIBERTAD, el RESPETO y la TOLERANCIA son los pilares sobre los que hemos construido este proyecto. Hemos caminado muchos kilómetros juntos y muchos más separados, hemos tropezado mil veces, hemos hablado cuando ha hecho falta. hemos cambiado el ritmo cuando nos hemos cansado y, de momento, ni tan mal.

En cuarto lugar, me da mucha pereza ver que a estas alturas el sexo consentido y privado siga causando escándalos. Sí, señores ¡la gente folla! Dentro y fuera de la pareja. Casi me da más pereza que cuando se hace público, la mayoría se apiada de las mujeres con el clásico «pobrecita no se enteraba» o «qué imbécil que se lo permitía». Mierda de sociedad católica y patriarcal.

En quinto lugar, los medios de comunicación convencionales dais asco. Habláis de estos temas como «escándalos» cuando en realidad tendréis que hablar de «delitos» o simplemente callar. Espero que los que estaban preocupados por mí, estén ahora más tranquilos. Yo y mi familia, bien. Gracias”.