Andressa, la joven de 20 años muerta tras infectarse un piercing en su labio y dañarle el cerebro

Andressa Souza, una joven de 20 años y madre de un niño de 3, ha fallecido el pasado 9 de julio después de desarrollar una infección severa por un piercing en el labio. Tuvo que ser hospitalizada en la UCI del hospital, permaneciendo entubada 24 días, desde el 15 de junio hasta el 9 de julio, cuando acabó perdiendo la vida, según el medio DailyStar.

La madre de la fallecida, Maria Aparecida da Silva, cuenta que la llevaron al médico con fuertes dolores de cabeza y fiebre alta pensando que se trataba de un caso de dengue porque había un brote en la zona dónde vivían al sur de Brasil. Finalmente, tras realizarle distintas pruebas en el centro sanitario, se comprobó que la infección se debía a un piercing que se había puesto la joven en el labio.

Su madre comentó a los medios locales que su hija se había hecho el piercing en el labio dos meses antes de desarrollar la infección, y aunque no recuerda el lugar donde le realizaron la perforación, sí que le salió muy barato.

“Vimos que tenía la boca muy hinchada, no había forma de que la pudiera mover. Estaba tan hinchada que no se podía quitar el piercing”, explicó la madre, destrozada tras su dolorosa pérdida.

La fuerte infección de Andressa comenzó en el labio inferior, pero los médicos confirmaron a la madre que se extendió, entró en el torrente sanguíneo y llegó hasta el cerebro, causando daños muy importantes.