Ana María Aldón “toca fondo como persona” y decide separarse de Ortega Cano

“¡Que me dejen vivir!”

El último rapapolvo de Ortega Cano a su mujer cayó como una losa sobre Ana María Aldón. El torero se cansó de la guerra televisiva que mantienen su mujer y su hija. Quizás la gota que colmó el vaso llegó tras el estreno de la nueva temporada de En el nombre de Rocío, la docuserie en la que Rocío Carrasco cuenta “su verdad”.

En el fin de semana del estreno, Ana María Aldón ocupó, como es habitual, la silla de colaboradora como cada fin de semana en Viva la vida. La mujer de José Ortega Cano hizo frente a las declaraciones de Rocío Carrasco sobre todo el clan Mohedano, e intentó desmarcarse de las opiniones que Rocío vertió el viernes por la noche sobre Amador y otros miembros de la familia Mohedano.

“En el trato que yo he tenido con esa parte de la familia de mi marido no he tenido ningún problema, en eso no puedo coincidir con Rocío porque yo no he vivido lo mismo que ella”, explicó. Emma García quiso saber qué tal se había tomado el torero José Ortega Cano las declaraciones de Rocío en las que asegura que su madre, Rocío Jurado, murió enamorada de Pedro Carrasco. “Pues lo mismo podría preguntar yo, qué cómo se va a tomar mi hijo en el futuro que su padre haya dicho públicamente que el gran amor de su vida había sido Rocío Jurado”, respondió.

Tanto Emma García como el resto de colaboradoras aplaudieron el comentario de Ana María, que se refería a la entrevista en la que su marido, Ortega Cano, confesó sin pudor alguno y en su presencia que el gran amor de su vida había sido la cantante.

Ante esto, el diestro llamó en directo a Ya son las ocho para pedirles a Gloria Camila y a Ana María Aldón que no hablen de él. “Estoy cansado. Estoy agotado por ser buena persona”, empezó diciendo.

“No se puede ser tan buena persona como yo soy. Es la primera vez que digo esto. Yo pido a todos los míos, primero, a Gloria, a mi mujer, y a mi niño, que me dejen que haga mi vida”, continuó el torero. “Yo apoyo a todos, a Gloria, a Ana María… pero hay cosas que hay que respetar en la distancia. No quiero saber nada de la televisión”.

“Me tenéis que respetar, respeto mucho a todos los medios, entonces pido a mi hija, a mi mujer y a todo el mundo que me dejen vivir tranquilo. Que dejen de hablar de mí. Estoy con unas y con otras, pero oye que me dejen a mí vivir”, pidió Ortega ante su estupefacta hija, Gloria Camila, que no acertaba a decir palabra.

Ana María Aldón decide separarse de Ortega Cano.

Ayer, Ana María Aldón habló en Sálvame a través del teléfono de su amiga Carmen Borrego. Destrozada y a punto de romper a llorar, dijo estar cansada de la situación: “En mi casa tengo que pedir permiso para todo, en mi casa manda más Marina que yo, la persona de servicio, en mi casa manda más Gloria Camila que yo”, sentenció.

Carmen Borrego apoyó la teoría de Aldón y no dudó en echarle un capote: “Ella lo dejó todo por Ortega Cano, su frutería. Nos reímos de la frutera pero ella se embolsaba todos los meses tres o cuatro mil euros y ayudaba a toda su familia. Ahora él no le ayuda nada, por eso ella tiene que buscar trabajo”.

“Me he quedado muy preocupada, las cosas no están bien. Están llegando a límites muy duros”, comentó Carmen al terminar la conversación con su amiga. Al parecer, la mujer del torero habría decidido abandonar la casa de su marido hasta nuevo aviso. Necesita pasar unos días junto a los suyos en Andalucía para meditar sobre lo ocurrido.

“Ana María ha tocado fondo, está muy mal. No quiere separarse de su marido pero tiene miedo. Se irá a Sanlúcar, donde está su familia y su madre enferma. Es una vía de escape para ella”, terminó diciendo la hija de María Teresa Campos.