Alerta en ocho ciudades por la presencia de una ameba “comecerebros” en el agua potable

Muere un niño de seis años a causa de la ameba “comecerebros” tras beber agua potable.

La infección por Naegleria fowleri es una infección cerebral poco frecuente y generalmente mortal, causada por una ameba que se encuentra a menudo en lagos de agua dulce, ríos y aguas termales. La exposición a la ameba ocurre principalmente al nadar o al practicar deportes acuáticos.

La ameba viaja desde la nariz al cerebro, donde provoca daños graves. La mayoría de las personas que contraen una infección por Naegleria mueren en una semana.

En un 2020 al que no le faltan malas noticias, se ha sabido que ocho ciudades de Texas, Estados Unidos, están en alerta por la detección de esta ameba en el suministro de agua potable en el sureste del estado. La Comisión de Calidad Ambiental de Texas ya ha avisado a los residentes de que no utilicen el agua, y se encuentra buscando soluciones.

Las ciudades afectadas son Lake Jackson, Freeport, Angleton, Brazoria, Richwood, Oyster Creek, Clute y Rosenberg, todas dentro del estado de Texas. El incidente comenzó el pasado 8 de septiembre después de que un niño de seis años falleció a causa de esta ameba.

Supuestamente, la contrajo en una fuente de agua en Lake Jackson, o bien del agua proveniente de la manguera de su casa.

Según informó la cadena ABC, de las 11 muestras tomadas en toda la ciudad, tres dieron positivo por contener material genético relacionado con la Naegleria fowleri, entre ellas una muestra tomada de la manguera de agua ubicada en la casa del niño fallecido. Las otras dos procedían de una fuente de agua del centro cívico, y una tercera de una boca de incendios.

Las infecciones por este tipo de ameba son raras pero prácticamente mortales. Entre 2009 y 2018, solo se reportaron 34 infecciones en Estados Unidos, de los cuales 30 fueron infecciones con agua recreativa. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades —el famoso CDC—, entre 1962 y 2018 se infectaron 145 personas en el país, de las cuales solo cuatro sobrevivieron.