Ahora resulta que la pantera negra de Granada es en realidad un gato

En Ventas de Huelma, Granada, llevan varios días asustados y sin salir de casa por la posible presencia de una pantera negra rondando por su zona. Hasta hace dos días que un ciclista logró fotografiarla todo era una teoría a la que muchos no daban crédito, recordemos este verano la que se lió por la presencia de un cocodrilo en las aguas del Pisuerga que nunca fue encontrado. El Seprona incluso ya preparaba una jaula para poder meterlo una vez capturado este gran felino.

Los vecinos aseguran incluso haber escuchado los rugidos y la Guardia Civil está rastreando, de momento sin éxito, la zona. A esa búsqueda se ha unido otro profesional, un educador de felinos que aseguraba haber encontrado pruebas que de que esábamos ante un gran felino.

Pero la última teoría es que se trata de un gato serval negro, que se pueden parecer en la foto pero como en persona, es un poco como nos suele pasar en las redes sociales, la diferencia de peso es abismal, mientras la pantera pesa unos 100kg el gato serval solo cerca de 20. El gato serval es un gato africano salvaje de tamaño mediano y con grandes orejas.

Lo último que hemos conocido sobre este caso es que el fotógrafo profesional Alfonso Azaustre, especializado en viaje y naturaleza, ha estado en Huelma para obtener unas mejores imágenes del animal, ya que la única que había hasta el momento era la de un ciclista que realizó con su teléfono móvil.

Y la imagen de Azaustre confirma la teoría, no era una pantera negra, sino un gato. Así lo demuestra una secuencia de fotos realizada y que ha dejado sorprendidos a los agentes del Seprona, cazadores y vecinos de la localidad.