web analytics

“¡A esta hija de p…. no la voy a ver más!”: vuelven a poner contra las cuerdas a Rocío Carrasco y le dan donde más duele

La polémica sigue rodeando a Rocío Carrasco.

En el nombre de Rocío llegó a su fin hace unos días. En esta nueva entrega de la docuserie de Rocío Carrasco, la hija de “la más grande” se centró en despejar las incógnitas que había acerca del polémico testamento que dejó la cantante, y desveló todos los motivos que le hicieron alejarse del clan Mohedano.

En esta nueva temporada, Rocío Carrasco no dejó de darnos titulares. Por ejemplo, la de Rocío Jurado habló sin tapujos del terrible accidente del diestro debido a sus problemas con el alcohol. Como todo el mundo sabe, en 2011, Carlos Parra, un hombre que circulaba por la calle, murió tras ser atropellado por Ortega Cano que conducía bajo los efectos del alcohol.

El torero confesó que, tras la muerte de su mujer, había desarrollado un problema con estas sustancias, algo que Rociíto se encargó de desmentir en el capítulo 12 de su documental. Según Carrasco, sus problemas de adicción ya venían de antes.

“Es cierto que se agravaron con la muerte de mi madre, pero ya le venían de mucho antes. Él tiene ese problema con mucha anterioridad a que mi madre enferme. Es cierto que se le acrecienta cuando ella muere. Se desorienta, está en shock, pero el problema lo tiene de antes. Y todos los que hemos estado ahí día a día y hemos vivido en esa casa sabemos que lo que estoy diciendo es cierto”, relató.

Rocío Carrasco contó además que José Ortega Cano tenía un grave problema con el alcohol. Por ejemplo, según su hijastra, “iba a torear de resaca”, algo muy peligroso y temerario.

Raquel Mosquera aireó los trapos sucios de Pedro Carrasco.

Curiosamente, al hablar de su padre, Pedro Carrasco, Rociíto insinuó que pudo pasar por una situación similar. La mujer de Fidel Albiac habló en nombre de su padre, ya que sentía que se habían vertido muchas falsedades e injusticias sobre él.

Especialmente, habló sobre lo que rodeó al distanciamiento que se daba entre padre e hija poco antes de su fallecimiento. Rociíto se alejó de Pedro Carrasco a raíz del comportamiento que el boxeador había mostrado con su pareja, Fidel Albiac.

Algo que, de acuerdo con Raquel Mosquera, intentó arreglar pocos días antes de la muerte de su marido. Pero en este punto cambian mucho las dos versiones de la historia. Para empezar, la peluquera contó que su marido se quedó destrozado tras tener un último encuentro con su hija.

Según Mosquera, salió de la casa exclamando: “¡A esta hija de p…. no la voy a ver más!”. “Volvimos a casa haciendo eses con el coche por el estado en el que estaba Pedro”, reiteró Mosquera recreando la escena. Por su parte, Rocío apuntó que “irían dando eses por otro motivo, y tú sabes cuál es”.

“Raquel sabe cuánto bebió mi padre y en qué cantidad, porque ella se encargaba de servírselo”, acusó a la que fuese su madrastra. A raíz de esas declaraciones, los rumores fueron creciendo cada vez más. Pero, ¿tenía realmente Pedro Carrasco un problema con el alcohol?

De acuerdo con amigos cercanos al boxeador, como Lydia Lozano, esta nunca vio al padre de Rociíto pasado de copas o en actitudes comprometidas. Recientemente la tertuliana se enfrentó con Jorge Javier Vázquez por este asunto, ya que el presentador la acusó de estar mintiendo.

“Si conoces una historia lo que no puedes hacer es minimizarla. Tú a mí me has contado cosas que si yo fuera hijo podría sentir preocupación”, le dijo. “Podría entender las palabras de Rocío Carrasco. Esto de: ‘se tomaban unas copitas’ no me sirve”.

Sin embargo, Lydia insistió en que Raquel Mosquera no era una mala influencia para su marido. Según la periodista, antes de conocerla el boxeador “ya mostraba esa faceta”. Con esto se refiere a que le gustaba pasar tiempo con sus amigos y tomarse unas copas, pero nada fuera de lo normal.