20 pruebas de que la bondad mantiene este mundo a flote

Los protagonistas de esta recopilación no son superhéroes como los de las películas de Marvel; no tienen ni el martillo de Thor, ni el traje de Iron Man. Pero sí tienen una sencilla regla: no pasar de largo cuando ven a alguien que necesita ayuda y, a ser posible, hacer a los demás un poco más felices.

Un policía vio a un perezoso en una carretera. Primero fue llevado al veterinario y luego regresó a su hábitat habitual.

“Los pasajeros que están a mi lado no se conocen. Es solo que ella tiene miedo de volar”.

Cuando sabes hacer sueños realidad.

“Mi papá salvó a un gato que fue separado de su madre muy temprano. Solo bebe agua de sus manos. Le da de beber así varias veces por día”.

“Olvidé mi costoso iPad en un avión. La tripulación lo encontró y me lo devolvió”.

El niño Sean se viste como un superhéroe y ayuda a los gatos callejeros.

Todos deberían tener un amigo así.

“Mi amiga trabajó como voluntaria en un asilo de ancianos en Australia. Y hoy recibió este regalo. Todavía está llorando”.

“Mi querida, feliz cumpleaños. Tú personificas todas las cosas buenas de este mundo. No tenía nada ni a nadie que esperar hasta que tú apareciste en mi vida. Tu sonrisa, energía, amabilidad, fuerza de voluntad son capaces de mover montañas. Gracias a ti, ahora tengo algo por lo que vivir: por ti. Gracias por traer alegría a la vida de una anciana. Dios te bendiga. Con amor, Maggie”.

“Mi marido le donó a una pequeña princesa su cabello, que se había dejado crecer durante 17 años”.

“Este chico devuelve las bicicletas robadas (incluida la mía) y patrulla las calles, asegurándose de que las bicicletas estén bien sujetas”.

Un gatito entró en la oficina del Colegio de Abogados de Brasil para escapar de la lluvia. No solo fue protegido y alimentado, sino que también fue aceptado “en el equipo”. Al pequeño se le dio el nombre de León.

“Salí de ver al médico y encontré mis anteojos en la puerta de mi auto”.

“Pisé un clavo en la carretera. Mientras intentaba desenroscar las tuercas, se me acercaron unos chicos y me ofrecieron ayuda. Cambiaron la rueda de mi auto y no me cobraron ni un centavo”.

Este chico soñaba con conocer a Batman. Uno de los médicos se vistió como el superhéroe para cumplir su sueño.

“La barista vio que estaba llorando y me dio este dulce, y luego me abrazó”.

Los bomberos rescataron a un colibrí deshidratado y se quedaron con él hasta que se convencieron de que el ave estaba bien.

“Un colega notó que cerré las persianas porque el clima de afuera de la ventana me deprimía. Fui a buscar un café y, a mi regreso, vi esto”.

El arquitecto incluyó en su proyecto un lugar especial para el árbol.

“Trabajo como taxista. Hoy me detuvieron y descubrí que mi licencia de conducir estaba suspendida. Mi pasajera se pasó al asiento del conductor y me llevó al servicio de Ontario para que pudiera renovar mi licencia”.

El conductor detuvo el tranvía para que el gato pudiera beber agua.

“Un carpintero de mi ciudad hizo 2 cobertizos para que una persona sin hogar y su perro tuvieran un lugar para dormir”.

Otra prueba de que la vida tiene un superhéroe personal para cada uno de nosotros.

“Hoy, un estudiante vino con su hija, ya que no tenía con quién dejarla. Nuestro profesor dijo: “Déjame cuidarla para que puedas tomar notas””.

Bono: Keanu Reeves le dio a una chica una segunda oportunidad para hacer una buena foto.

¿Qué te parecen a ti?